20 de Noviembre de 2017

A+ A A-

EL ESCUCHAR COMPROMETIDO ABRE NUEVOS FUTUROS

Valora este artículo
(2 votos)

“Los problemas que tenemos no pueden ser resueltos pensando de la misma manera en que los creamos”, Albert Einstein

Los seres humanos, todos, tenemos necesidad de ser escuchados y reconocidos. Nuestra integridad se basa en ello, y ella es un derecho y una necesidad. 
En el lenguaje de la política todos somos ciudadanos iguales ante la ley, con idéntica facultad de manifestarnos.

La histórica movilización en todo el país y el exterior del día 8N refleja el espíritu de la necesidad imperiosa de un cambio colectivo en la “identidad y las prácticas del liderazgo político y cultural” en las cuales nos hemos movido durante décadas.

Esto no significa atentar contra la democracia, sino el derecho de un pueblo a reclamar que se mejoren los hábitos y prácticas del liderazgo y de las instituciones que nos impiden crecer y superarnos. Esta movilización del “ser argentino” produjo un estado de ánimo de ambición y esperanza en la recreación del compromiso con los valores y los sentimientos que nos aúnan en vez de separarnos.

Los sentimientos elevados contribuyen en la vida cotidiana de forma importante a la perpetuación y cultivo de la solidaridad, y sin ésta conciencia estamos condenados a seguir viviendo en una cultura insensible y distanciada de todo lo humano. Hubo un escuchar espontaneo, comprometido y compartido en los diferentes reclamos, pidiendo un cambio en el escuchar gubernamental: (el escuchar que no escucha porque escucha sus juicios y sus propios intereses impide un escuchar comprometido para producir los cambios necesarios)

“La comunicación es el eje de la vida, en el cual nos relacionamos, creamos identidades, creamos la cultura en la cual vivimos”.

El gran peligro y la amenaza histórica que vivimos precisamente se relaciona con el no escuchar de los políticos, con la gran “crisis de identidad” que por décadas hemos generado y negligenciado y que hoy el pueblo reclama como principio fundamental de las prácticas políticas y ciudadanas.

¿Qué participación tenemos los ciudadanos en la política? ¿Solo el voto? o también el compromiso de escuchar e intervenir en lo que nos aqueja en la sociedad y su conjunto?

La distinción en esta movilización es como vemos las cosas que hacemos. No es la Justicia, sino que tipo de prácticas ejercemos en el liderazgo para defender la integridad de la justicia; no es la inseguridad, sino que prácticas ejecutamos para combatir la raíz de la inseguridad y proteger el derecho que tenemos todos los ciudadanos de vivir en seguridad; no es la libertad, sino que prácticas generamos para proteger el derecho a la libertad de expresión y la privacidad de los ciudadanos; no es la corrupción sino las prácticas que ejecutamos para prevenir o denunciar los sistemas corruptos para que la política sea la manifestación de servir y proteger a la comunidad y sus intereses y no lo contrario.

”Las transformaciones no son fenómenos económicos sino fenómenos sociales”. 

Como dice el reconocido filósofo Fernando Flores: “El liderazgo es una evaluación fundada en el hecho de que lo que las personas afirman ser, y lo que producen en el futuro, depende de las acciones realizadas por el líder y las posibilidades que estas acciones abren para ellos. Cuidar las identidades de las personas es una de las competencias básicas que alguien debe evaluar como líder”.

Nuestra identidad y nuestro futuro se construyen en conversaciones. En las conversaciones cotidianas de los políticos no está presente el compromiso con un proyecto en la transformación de las prácticas políticas y ciudadanas. Esta ceguera con respecto a la identidad y las prácticas políticas es uno de los graves inconvenientes para producir el cambio en el liderazgo político.

“La pregunta fundamental para la política hoy es ¿cómo podemos crear confianza para hacer política si ella está siendo destruida?”

Si el gobierno no se compromete con el ser de la identidad política en el liderazgo ¿entonces quién?
La necesidad de crear una nueva cultura de valores para que la política realmente sea una manifestación inseparable e indisociable de todo lo humano, en cuanto busca-crea-se compromete-y se esfuerza por descubrir nuevas sendas de auto realización. En la habilidad de generar respuesta-compromiso y trabajo en equipo para la reinvención de nuevas oportunidades para la sociedad.

“La habilidad central humana no está en el conocimiento, está en la movilización hacia los nuevos futuros”
Tenemos una gran oportunidad como país y se hará real en la medida que sigamos comprometidos en la movilización de este escuchar compartido, en la búsqueda y compromiso de la transformación de nuestras prácticas en el liderazgo político, educacional y cultural.

“El futuro no está escrito: Hay tendencias, vectores, pero está abierto a nuestra creación”.

Contacto: ana@opulenceproducciones.com

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar