20 de Noviembre de 2017

A+ A A-

LA IMPORTANCIA DE ESTAR PRESENTE

Valora este artículo
(2 votos)

“El futuro dejado a sí mismo, sólo repite el pasado. El cambio sólo puede ocurrir ahora (en el presente)”.

El mes de diciembre, por ser el último mes del año, nos convoca a la posibilidad de hacer un balance sobre las cosas que hemos hecho a lo largo del año, las que dejamos de hacer, y las que quisiéramos lograr el próximo. 

Es entonces la gran oportunidad que tenemos de completar aquello que quedo postergado. Cuando postergamos una acción, lo hacemos muchas veces sin darnos cuenta porque estamos reaccionando frente a las circunstancias y “esa manera” no nos permite estar presentes con lo que postergamos, solo tomamos conciencia de ello al ver que aquello que nos proponíamos hacer, no fue hecho.

Este tipo de conversación me surge por la reflexión activa que generalmente hacemos sobre el balance de nuestras acciones a lo largo del año.

Lo que considero muy importante es tener en cuenta, que las postergaciones son la fuente de nuestro propio malestar y del de otras personas con las cuales no hemos podido cumplir.

Seguramente surgirán muchas explicaciones que nos justifiquen, pero ellas no nos ayudan cuando seguimos postergando lo que desearíamos cumplir o lograr.

Quiero mostrar un ejemplo para que se pueda comprender mejor esta distinción: Seguramente casi todos conocemos personas que se divorciaron pero que por diversas circunstancias conservan un vínculo incompleto que aún los une, reaccionando con la relación en vez de estar completos en la aceptación de lo que ya fue, es decir que ya no hay más cuentas para que reclamar o pagar.

El estar completo es también una “manera de ser”, que nos libera de reaccionar a las circunstancias para poder estar presente en lo que podemos recrear.

También conocemos la experiencia de estar completos en alguna relación, o con un compromiso al 100% con nuestro trabajo. Cuando estamos completos, estamos presentes en ese aquí y ahora, no reaccionamos a las circunstancias, estamos satisfechos y también sentimos un bienestar profundo con nosotros mismos.

Cuando no estamos completos, no estamos eligiendo, porque estamos reaccionando a aquello que nos mantiene en la falta en este aquí y ahora, es esa falta presente que me hace reaccionar a las circunstancias, y se torna un círculo vicioso que refuerza la falta en vez de volver a alinearnos para estar presentes con aquello “que es”. Cuando no estamos presentes, estamos reaccionando y esto se opone a la manera en que somos, y refuerza el sentirnos incompletos. Y cuanto más reaccionamos a ese círculo vicioso más incompletos nos sentimos.

_Por eso está el dicho famoso que dice: “Lo que resistes persiste”.

El abrirnos a la apertura de una nueva mirada sobre como observamos las cosas y como nos relacionamos con ellas. El aprender a cambiar el observador que somos de la realidad nos brinda la posibilidad de comprender que siempre tenemos una elección para poder cambiar el rumbo de nuestra vida, y que ésta elección no está en función de nuestras circunstancias, de lo que nos pasa, y sí en el compromiso con la posibilidad de lo que podemos modificar ahora.

·Nuevos modos de ver y hacer que enriquezcan nuestra identidad.

El comprometerse con concluir algo inacabado nos da la satisfacción de abrirnos a nuevas oportunidades, que no serían posibles si no logramos estar completos con lo que ya tenemos. Es estar en las conversaciones que importan para accionar y superarnos en el desarrollo de una mejor calidad de vida.

Como dice Steve Jobs: "No puedes conectar los puntos mirando solo hacia adelante; sólo puedes hacerlo mirando hacia atrás. Así que tienes que confiar en que los puntos se conectarán de alguna forma en el futuro”.

Hay una tarea que hago a fin de año y que considero útil para todos los que quieran invertir en su desarrollo y experimentar el estar presente desde la perspectiva de los doce meses del año pasado. Hacerme la pregunta que nos abre a nuevas posibilidades de acción con respecto a lo que aún lo está completo. ¿Qué es lo que no está completo en mi vida desde la perspectiva de los doce meses anteriores? y elaborar una lista desde la perspectiva de los doce meses anteriores del año, en donde yo pueda ver lo que me falta para estar completa.

Sería una lista de mis relaciones, familia, trabajo, amigos, esparcimiento, y observar en la lista que es lo que me comprometo a completar. En lo profesional comprometerme a concluir un proyecto postergado colocando una fecha de conclusión. Puede ser también el perdonar a una persona con la cual quedé resentida y que hoy desde la profunda aceptación puedo hacerlo. Incluye también el poder perdonarme a misma, sí esto me abre a nuevas posibilidades de superación conmigo y con los otros. El poder volver atrás para completar con un reconocimiento y gracias que no ofrecí en su momento pasado y que hoy pueden tal vez transformar una relación.

·“La importancia de estar presente en el completarnos nos libera, nos aliviana, nos estimula con entusiasmo a nuevos propósitos. Asumir el compromiso de hacerlo puede ser el camino a la superación.”

Contacto: ana@opulenceproducciones.com

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar