16 de Enero de 2018

A+ A A-

LAS DIFERENCIAS: MOTIVACIÓN VS COMPROMISO

Valora este artículo
(6 votos)

Tanto en el mundo de las empresas, como en el profesional y personal, generalmente las personas esperan instrucciones de sus superiores para las tareas que deben realizar. 

Si bien esta práctica está de acuerdo con las pautas que establecemos para que nuestro jefe, cliente y otros nos den las directrices de lo que debemos ejecutar, también es cierto que al encontrarnos en un rol pasivo, a la espera de que el otro nos diga que hacer y cómo hacerlo, nos limita las posibilidades de ser protagonistas en la construcción de lo que también podríamos crear en conjunto.

El ser protagonistas activos implica la capacidad de saber escuchar efectivamente no solo para acatar las órdenes o sugerencias para resolver ciertos temas, sino también la capacidad de ofrecer nuevas alternativas que incentiven la cooperación y las nuevas oportunidades de acción en conjunto. Y esto no solo debe aplicarse en lo organizacional, sino también en los diferentes dominios de nuestras vidas.

_Hay una cultura que tiene que ver con nuestra manera de ser, y que pasa desapercibida en la manera en cómo somos. Esta cultura tiene mucha influencia en nuestras prácticas sociales, en nuestra manera de interpretar el mundo, y de escuchar, es nuestro contexto..

La pregunta fundamental es ¿Porque es importante aprender a distinguir esta influencia? Porque, de una manera subconsciente, vivimos dentro de una cultura de demanda permanente, y esto hace que el demandar sea una práctica corriente. La frase popular ¨ el que no llora no mama¨ es un ejemplo de ello.

_El estar a la espera de lo que los otros nos puedan ofrecer es una visión muy pequeña frente aquella que podemos obtener cuando aprendemos a ofrecer, es decir, cuando somos una oferta para los otros, nuestra identidad se enriquece: ¿Por qué? Soy yo el que ofrece, el que se compromete y abre oportunidades para que el mundo ocurra.

El aprender a ser una oferta atractiva para los otros y para el mercado empresarial, es convertirme en un recurso, en hacerme cargo de una inquietud, entonces aparecemos para los otros como una posibilidad, como una oportunidad de hacer cosas en conjunto. 

_Cuando ofrecemos tenemos que darnos cuenta de la importancia del otro, verlo siendo una posibilidad para nosotros. El ser oferta nos ata a nuevo futuro, ya que la pasión y el compromiso surgen de la alegría de lo que se puede aportar para abrir nuevos mundos en conjunto.

Las organizaciones se dañan cuando sus integrantes no están siendo una oferta para la coordinación de acciones en conjunto, y la burocracia termina consumiendo las posibilidades de integración que surgen de la oferta que cada integrante puede ser.
Hay que perder el miedo a desarrollar nuestro espacio de posibilidades, apasionarse del dar y así aprender a ser grandes. La oferta que soy constituye mi identidad y me abre a un nuevo futuro de posibilidades.

_Cuando observamos la práctica empresarial vemos que se basa en la cultura de motivación: si me dan un premio vendo. La cultura de la motivación está basada en las circunstancias, es correr detrás de la zanahoria. La cultura del compromiso nos propone involucrarnos a niveles mas elevados en la práctica del trabajo cooperativo.

Es importante aprender a distinguir las diferencias que implican una cultura basada en la oferta que somos y una cultura fundada en la motivación de los premios o castigos. El trabajar para hacer cosas en conjunto implica el saber servir a otros.

_Ser una oferta no es solo un acto lingüístico, sino que también tiene un componente emocional, estoy entusiasmado por serlo.

Si en mi conversación interna juzgo que no me necesitan, que no soy competente o que no se ofrecer, no puedo ser una oferta valiosa.

Quien no arriesga la posibilidad de comprometerse con el rediseño de su identidad pierde la oportunidad de abrir nuevos mundos en relación con los otros y el emprender.
El entrenar a las personas en estas habilidades y sensibilidades crea un valor agregado extraordinario.

_El ser oferta hace que cosas que no iban a ocurrir ocurran. Tomar acción requiere de coraje y de comprometerse para el cambio ocurra.

La pregunta es: ¿Qué oferta soy para los otros? Que oferta puedo ser para mi empresa, para mi emprendimiento, para mi profesión, para la construcción de un mundo mejor?

 

Contacto: ana@opulenceproducciones.com

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar