16 de Diciembre de 2017

La generación dorada del básquet explicó cómo construir un “sistema de confianza”

Valora este artículo
(0 votos)

Pepe Sánchez, Fabricio Oberto, Chapu Nocioni, más Manu Ginóbili y Luis Scola en video, trataron de transmitir a los empresarios del Coloquio de IDEA qué valores de ese grupo maravilloso podían ponerse al servicio de la idea de transformación que necesita la Argentina parea salir adelante.

Incluso sentados se veían altos, tres hombretones que no cabía en sus sillas, Physique du rol atípicos para un ambiente de reflexión empresaria.

Pero tanto Pepe Sánchez, Fabricio Oberto y el “Chapu” Nocioni dejaron, tras una hora de charla, un conjunto de enseñanzas muy útiles para los dirigentes que los escucharon atentamente en el 53° Coloquio de IDEA que empezó hoy en Mar del Plata.

La propuesta, coordinada por Carlos Pérez, presidente de BBDO, pasaba por ver qué valores de la generación dorada, que ganaron todo en el básquet de más alto nivel, podían ponerse al servicio de la idea de transformación que necesita la Argentina parea salir adelante.

Entre risas y chanzas entre ellos, con recuerdos emotivos y con el aporte, en video, de dos grandes ausentes con aviso, Manu Ginóbili y Luis Scola, los exjugadores más exitosos que tuvo el básquetbol y el deporte argentino, concluyeron que el trabajo en equipo fue la base de todos sus logros.

Un trabajo en equipo -tal como lo graficó Pepe Sánchez, que estaba basado en un “sistema de confianza”, que les permitía no ahondar en el error del compañero partiendo de la base de que ese error no habia sido un gesto individualista sino tan solo un error.

“La posibilidad de confiar en el otro te potencia. No es lo mismo dos talentos que dos talentos que se tienen confianza. Nosotros desarrollamos una confianza ciega, gestual, ya no necesitábamos hablar, o apenas bastaba que Fabricio me dijera ‘dejalo pasar‘, lo que en básquet es letal, y yo lo hacía, dejaba pasar a un rival porque confiaba ciegamente que si Fabri me lo habia dicho era porque él estaba en mejor posición para frenarlo”.

La cuestión del trabajo en equipo se desarrollo mediante distintas definiciones e incluso con anécdotas divertidas. Oberto, que no jugó la final de 2004, recordó que Pepe Sánchez se había olvidado que él no la había jugado y que hasta el propio Oberto no lo recordaba. “Estaba convencido que hasta había metido dobles”, provocó la carcajada Oberto, a lo que Chapu le contestó: “Eso es la edad”.

Otro ejemplo, también narrado entre chistes y emociones, fue el del tiro que el Chapu falló en un partido clave del Mundial de Japón en 2006.

“Al poco tiempo no nos acordábamos quién había tirado el tiro”, señaló Pepe Sánchez, aunque Oberto filtró: “Chapu si se acordaba, porque tuvo como salva pantalla la imagen de ese tiro por mucho tiempo”. “Era motivacional”, acotó Pepe.

Según coincidieron los tres, los éxitos se festejaron pero las derrotas no se dramatizaron porque “en todas las ocasiones estábamos conscientes de que habíamos dejado todo”.

Desde el video, Scola reflexionó: “Se trata de perder, pero en forma digna, respetando al rival, a los jueces, a la gente. Ese mensaje se impuso incluso por encima de resultados que, en los ultimos años, fueron más humildes que los obtenidos en los primeros. Pero ese mensaje fue más fuerte”.

Carlos Pérez, de BBDO, les propuso una reflexión acerca del objetivo de la Argentina de salir al mundo a competir entre los mejores, algo de lo que la generación dorada sabe y mucho. Casi a coro, las estrellas del básquetbol local señalaron, con la voz cantante de Chapu, que “el limite de una persona es mucho más alto siempre de lo que imagina. Tenemos que pensar que, como país, como sociedad, lo tenemos que hacer, que podemos dar siempre más un paso mas adelante”.

“Tal como dice Luis, nos dimos cuenta que podíamos, que podíamos más, que podíamos autoexigirnos más, que podíamos conseguir un nivel que solo veíamos en los videos”, advirtió Chapu, para dar entrada a otro video de Scola: “Mi mensaje final es que si los objetivos que nos proponemos son para ver los resultados en esta vida, entonces necesitamos objetivos mayores, esos cuyos resultados o beneficios no los vamos a ver” y estallaron, otra vez, los aplausos.

“Nosotros fuimos autogenerados, salimos del caos, la clave fue como nos autolimitamos, como limitamos nuestros egos para trabajar en equipo, como resignamos algo todos. Cuando jugué en Estados Unidos o en España, me partía la cabeza pensando porqué nosotros no, porque nosotros no podemos, si tenemos dos piernas, dos brazos, porque no podemos organizarnos y mejorar nuestra calidad de vida”, reflexionó Chapu.

“Todo lo que hemos conseguido lo hemos hecho trabajando juntos, unidos, no hay otro mensaje”, coincidieron y la ovación se hizo sentir.

Fuente: cronista.com

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar