16 de Enero de 2018

Transformarse en tiempos turbulentos

Valora este artículo
(0 votos)

Por Fernando De Tezanos. El ámbito de los negocios se encuentra hoy en un proceso de transformación constante y a gran velocidad.

Todavía no están claras las reglas de juego que implementará el gobierno, por lo tanto genera en algunos inversores argentinos o extranjeros una gran expectativa.

De acuerdo a la tendencia de la economía argentina, el objetivo es abrirse al mundo comercialmente, un claro ejemplo es el Encuentro de la OMC realizado en nuestro país, a pesar que cuesta alinearse, refleja un cambio rotundo comparado con las políticas económicas implementadas por el gobierno anterior.

Pasar de ser un país cerrado a uno abierto es un proceso de transformación donde los líderes empresarios debemos repensar y adecuar nuestro modelo de negocios para adaptarnos a las nuevas oportunidades en mercados más competitivos e innovadores que proteccionistas únicamente.

Lo más probable es que este proceso sea gradual. Si todo va bien, frente a este escenario van a aparecer nuevos conocimientos, tecnologías, productos, servicios y alianzas estratégicas a nivel mundial que ayudarán a conformar nuevos mercados.

Frente a este nuevo modelo, el desafío de la dirección de las organizaciones familiares y de capital va a ser el de contar con los mejores procesos, tecnologías y talentos para mejorar la productividad e innovación con el fin de adaptarse a estos cambios y nuevas tendencias.

En este proceso, las empresas que quieran ser sustentables deberían tener muy claro su propósito, para qué están, el sentido de la trascendencia en el largo plazo.

Esto es un cambio cultural que será exitoso si las organizaciones se adaptan al nuevo modelo para generar valor y las políticas del gobierno acompañan para tener un país estable y sin grandes altibajos como los que hemos tenido históricamente. Esta es la apuesta estratégica que la dirección debería ir gestionando.

Actualmente la diferenciación está en ver qué necesita el mercado y orientar los productos y servicios a cubrir esas necesidades. Para que este proceso sea exitoso es necesario contar con gente talentosa, ya que la tecnología reemplaza gran parte de las tareas humanas.

Las empresas deben atraer a personas que, además de tener habilidades técnicas específicas, cuenten con mayor capacidad de aprendizaje, liderazgo, innovación y adaptabilidad ante escenarios cambiantes.

Las personas tendrán que ser flexibles para adaptarse a los cambios e impulsar estos dentro de la organización. La tendencia es que las organizaciones deben ser atractivas para que las personas talentosas las elijan para trabajar. Este es un cambio de paradigma que junto a la tecnología obligan a la dirección a producir un cambio de mentalidad.

La tecnología y los nuevos entornos digitales se han convertido en una condición necesaria para las empresas en un contexto que va a cambiar continuamente.

Esta nueva época se traduce en dos palabras: transformación digital. Un cambio cultural, una revolución que puso la tecnología, el talento y la innovación en escena.

Si partimos con una visión negativa donde prevalece el miedo lógico por diferentes factores económicos y políticos, como la corrupción, la inflación, las actuales guerrillas que sorprenden, el Brexit, Cataluña, el nuevo status quo que intenta imponer Trump, seguramente se estancarán.

Por otro lado, los que apuesten con una visión positiva van a encontrar oportunidades para innovar adaptándose a la nueva dinámica disruptiva de negocios en Argentina y en el mundo.

Fernando De Tezanos es presidente de la consultora Auren

Fuente: cronista.com

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar