23 de Febrero de 2018

Banner Principal 01 - Matias Perazzo

El bitcoin impacta a mercados inmobiliarios de varios países

Valora este artículo
(0 votos)

En Estados Unidos, España, Reino Unido ya hay propietarios que aceptan pagos con la criptomoneda. En Argentina, una desarrolladora analiza ofrecer esta modalidad.

Pese su gran volatilidad y otros temores que despierta, como su uso para lavado de dinero, el bitcoin ya empieza a utilizarse en transacciones inmobiliarias en varios países, como Estados Unidos, Reino Unido y España.

Por un lado, la criptomoneda llegó al mercado inmobiliario estadounidense: a fin de año se ofrecía como medio de pago en unas 75 propiedades, según la página de negocios inmobiliarios Redfin.

En Miami, por ejemplo, recientemente salió a la venta un departamento por US$ 3,5 millones cuyo propietario aceptaba bitcoins y Ethereum, cuenta Ariel Bazán en un reporte para clarin.com.

Y en Florida, ya hay vendedores que sólo quieren este medio de pago, como uno que pidió 33 bitcoins por una propiedad de US$ 500.000.

Por otra parte, recientemente en España se compró por primera vez una vivienda con bitcoins. El piso, de unos 150 metros cuadrados, está en la ciudad catalana de Tarragona y fue vendido por 40 bitcoins, que al cambio de estos días (alrededor de US$ 10.000) equivale a unos US$ 672.700.

En el sector inmobiliario español destacan la rapidez con que se pueden hacer compraventas de inmuebles por esta vía, ya que los inversores extranjeros se ahorran la comisión de cambiar divisas y el tiempo que llevan las transferencias.

Siguiendo en Europa, en Londres hace unos meses una mansión de Notting Hill se puso a la venta por US$ 17 millones que sólo podían pagarse con bitcoins, mientras que algunas casas por alrededor de US$ 105.000 ya ofrecían la opción de pagar con la criptomoneda.

E incluso en Argentina podría desembarcar esta tendencia: según La Nación, la desarrolladora Brody & Friedman analiza ofrecer pagar con bitcoins las unidades del emprendimiento Casa Campos, que vale US$ 40 millones y cuyo metro cuadrado cuesta alrededor de US$ 4.100.

Riesgos

Sin embargo, pese a que cada vez más propietarios se animan a cotizar sus inmuebles en bitcoins, aún existen precauciones con esta modalidad.

El mayor riesgo para el mercado inmobiliario es la alta volatilidad del bitcoin, que pueden hacer cambiar casi a diario los precios de las propiedades.

En ese sentido, la criptomoneda viene siendo una verdadera montaña rusa: a principios de 2017 valía US$ 1.000, en diciembre se disparó hasta casi los US$ 20.000, luego comenzó 2018 en torno de los US$ 14.000 y recientemente perforó el piso de los US$ 10.000.

Luego del impulso que recibió con su debut en los principales mercados de futuros de Estados Unidos, las últimas caídas que viene teniendo el bitcoin se deben a intentos por prohibirlo en algunos países.

Un caso es Corea del Sur, que mantiene sus planes de prohibir el funcionamiento de las plataformas de negociación de criptomonedas (exchanges), aunque luego le bajó el tono al anuncio.

Y en China, los inversores están siendo sometidos a una mayor supervisión y los mineros sufren más restricciones para operar.

A esto se suma que, en estos días, los ministros de Finanzas francés, Bruno Le Maire, y alemán, Peter Altmaier, anunciaron que ambos países presentarán propuestas comunes al G-20 en marzo para “regular el bitcoin”.

Esta movida representaría un verdadero cambio de paradigma con la criptomoneda, que a diferencia de las divisas físicas es “descentralizada”: es decir, no se rige por ningún banco central ni gobierno.

Por otra parte, en EE.UU. algunos analistas consideran que las transacciones inmobiliarias con bitcoins pueden ser un medio para que los extranjeros que no pueden invertir en ese país consigan hacerlo “eludiendo sistemas bancarios y controles de cambio", como el que existe en Venezuela.

Además, la criptomoneda permite a los inversores extranjeros eludir sanciones financieras impuestas por Washington, como las que tienen todos los funcionarios de Venezuela. Otro caso, afirman los analistas, son los de inversores iraníes, que sufren tanto restricciones en su país como sanciones internacionales.

Por otra parte, respecto al reclamo de que los bitcoins pueden usarse para lavar dinero, algunos analistas sostienen que eso está lejos de ocurrir porque "los dueños de los inmuebles siempre podrán ser rastreados" en la blockchain (cadena de bloques, la plataforma sobre la que funciona el bitcoin).

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar