22 de Octubre de 2017

Conocé nuevo proyecto del creador de DeRemate y OLX

Valora este artículo
(0 votos)

Alec Oxenford es el co-fundador de letgo, un marketplace de segunda mano con más de 20 millones de usuarios activos por mes, relata Andrés Engler en un reporte para apertura.com.

En la época donde “soltar” se ha constituido palabra cliché, Alec Oxenford ha visto el negocio, una vez más, y cocreó letgo, un marketplace de segunda mano que busca atrapar a los millennials y a los no tanto.

“La etapa que más me divierte es el arranque”, dice Oxenford, que después de un largo tiempo volvió a presentar su pitch ante inversores, que en una primera instancia, hace dos años, le prestaron US$ 10 millones.

“Una especie de seed round. Fue muy fácil. Casi que hubiese preferido que hubiera sido más difícil. A muchos inversores les sorprendió lo que pasó con OLX”, cree.

Las variables por las que letgo busca sacar ventaja son cinco: todo el mundo anda con smartphone por la vida; estos tienen GPS, por lo que muestra los anuncios por proximidad y no por fecha; se puede publicar en solo segundos; no es necesario ponerle un título al anuncio, ya que la tecnología de reconocimiento de plataforma lo distribuye; y tiene un chat integrado, que conecta a comprador y vendedor sin intermediación.

La intensidad de crecimiento fue llamativa: en menos de dos años, letgo ya tuvo más de 45 millones de descargas y sus usuarios mensuales activos superan los 20 millones, que anualmente hacen transacciones por US$ 23.000 millones. En 2016, su base de usuarios creció 359 por ciento, mientras que el total de ítems posteados diariamente aumentó 960 por ciento.

“Eso sí que es un unicornio, en el sentido de que es algo extremadamente inusual. Había una necesidad latente y gigante de un servicio como este. Y aparecimos en el momento justo”, afirma Oxenford.

Según comScore, fue la tercera app que más creció en los Estados Unidos entre junio de 2015 y diciembre del año pasado: un 1085 por ciento. La principal competencia se llama OfferUp y es la segunda aplicación que más creció, después de BitMoji.

“Cuando arrancamos éramos seis en los Estados Unidos. Ahora somos dos”. En mayo del año último letgo compró a una de ellas, Wallapop. Un inversor argentino con fondo en Silicon Valley conoce de cerca el mercado estadounidense. “Están todas bastante fondeadas. Hay cuatro compitiendo. Dos se van a fundir”, lanza.

Con los primeros números de letgo se avivaron varios. En septiembre de 2015, Naspers lideró la serie A, de US$ 100 millones. La serie B también fue de US$ 100 millones y, a mediados de enero, Oxenford y equipo anunciaron que habían levantado US$ 175 millones fondeados por Naspers, Accel, Insight Venture, New Enterprise y 14W, entre otros.

“Es proporcional a la ambición. Los Estados Unidos son, más o menos, 10 veces América latina. Cuando hacés ese cálculo, ya no te parecen tan grandes. Después de arrancar, fue muy sorprendente la velocidad a la que crecimos”, considera.

Después de ese anuncio millonario en enero último, los medios estadounidense comenzaron a incluir a la empresa entre las startups que menos tardaron en convertirse en unicornios; contaban 502 días desde su primera ronda de inversión.

Pero Oxenford pone paños fríos: “No significan mucho estas valuaciones, por ahora. Son como términos de intercambio. Hasta que seamos rentables o sostenibles, perfectamente esta puede ser una más de las miles de compañías que desaparecen sin pena ni gloria”. Otro inversor agrega: “letgo puede generar mucho ruido, sin generar nada”.

Sin ningún tipo de positive profit, Oxenford no baja la vara. “Seguimos con el plan de crear el marketplace de segunda mano más grande del mundo. Me gusta pensar que nosotros vamos a hacer por las cosas de la gente lo que AirBnb hizo por el espacio de la gente”, dice.

El modelo de monetización es la venta de visibilidad adicional. “Es algo muy tímido, pero de a poquito vamos a ir mostrando otras cosas”, plantea.

Lo que más divertía y desafiaba a Oxenford era competir en los Estados Unidos: “Ya había hecho cosas en América latina, Asia y Europa. Me sorprendió muchísimo, porque en alguna medida fue más fácil”.

El emprendedor quiere dejarlo en claro: letgo no es una empresa argentina; es una compañía global, con base en los Estados Unidos, cofundada por un argentino, al que se le suman Jordi Castello y Enrique Linares. Sus oficinas están en Nueva York y Barcelona, y el equipo no supera las 160 personas.

“Para la actividad que tenemos, es un número desproporcionalmente bajo. Es nada para un bicho de este tamaño”.

A pesar de que el foco está en el país del Norte, la compañía tiene una operación en Turquía. “Que va increíble. Era grande el mercado, no había nadie haciéndolo. Y los turcos tienen el hábito de compraventa entre personas muy cultural”, explica.

Fuente: apertura.com

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar