Edición Nº: | | Dolar: 41,45 / 43,65

China le sigue el juego a Trump

El gigante asiático prometió responder con firme determinación si Estados Unidos insiste en escalar las tensiones comerciales.

Así lo remarcó el ministerio de Asuntos Exteriores chino, después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijera que había nuevos aranceles listos para ser implementados si no se alcazanba un acuerdo en la reunión del G20 de junio.

Trump expresó repetidamente que se está preparando para reunirse con el presidente chino Xi Jinping en la cumbre de Osaka a finales de junio, pero China no lo ha confirmado.

La semana pasada, el mandatario norteamericano señaló que después de la reunión de los líderes de las economías más grandes del mundo decidiría si poner en práctica la amenaza de imponer aranceles a productos chinos por un valor de al menos 300.000 millones de dólares.

El lunes, Trump replicó que está dispuesto a imponer otra ronda de aranceles a las importaciones chinas si no podía avanzar en las conversaciones comerciales con Xi en Osaka.

"China no quiere librar una guerra comercial, pero no nos asusta librar una guerra comercial", afirmó el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Geng Shuang, y añadió que la puerta de China estaba abierta a conversaciones entre iguales.

"Si Estados Unidos sólo quiere intensificar las fricciones comerciales, responderemos con determinación y lucharemos hasta el final", subrayó.

Las tensiones entre Washington y Pekín aumentaron bruscamente en mayo después de que la administración Trump acusara a China de haber incumplido sus promesas de hacer cambios económicos estructurales durante meses de conversaciones comerciales.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. El rojo comercial de Estados Unidos cayó más de 2% en abril
  2. El FMI espera que el PBI mundial caiga un 0,5% por la crisis de las potencias

Estados Unidos está buscando cambios radicales, incluyendo el fin de la exportación forzada de tecnología y el robo de secretos comerciales estadounidenses. También quiere frenar los subsidios a las empresas estatales chinas y mejorar el acceso de las empresas estadounidenses a los mercados chinos.

El 10 de mayo, Trump subió los aranceles a productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares hasta en un 25% y tomó medidas para recaudar impuestos sobre otros 300.000 millones de dólares en importaciones chinas.

Pekín tomó represalias con subas de tarifas en una lista revisada de 60.000 millones de dólares en bienes estadounidenses.

El Gobierno de Estados Unidos también ha enfurecido a China al poner a Huawei Technologies Co Ltd en una lista negra que prohíbe efectivamente a las empresas estadounidenses hacer negocios con la firma china, el mayor fabricante de equipos de telecomunicaciones del mundo.

Los inversores temen que China tome represalias al poner a las empresas estadounidenses en una lista negra o prohibir las exportaciones a Estados Unidos de metales de tierras raras, que se utilizan en productos como chips de memoria, baterías recargables y teléfonos celulares.

Fuente: Reuters