Edición Nº: | | Dolar: 134,97/ 140,97

DETRÁS DEL ÉXITO, Juan Carlos Baglietto-SOMOS PYMES

En esta ocasión, Daniel Dátola tuvo el gusto de recibir en el living de “Detrás del Éxito” al multifacético Juan Carlos Baglietto, quien es cantor, músico y empresario, “todo a la vez”.

Al hablar sobre la convivencia entre el músico y el empresario en su vida, el invitado relató entre carcajadas: “No creo que se pueda hacer todo bien; he descuidado alternadamente una cosa u otra. El empresario sobrevivió al artista en mi, porque no soy muy empresario”.

Asimismo, se describió como “un empresario atípico. Un tipo que va peleándola y alimentando una cosa con la otra. Por suerte tengo de donde agarrarme”, aclaró.

“En esta actividad, vi pasar a mucha gente que no tuvo tanta suerte como yo. A la suerte uno la predispone y también tiene que ver una cuestión de constancia y de ser tozudo”, comentó el rosarino.

Baglietto también se dio tiempo para hablar de su niñez y las dudas: “Cuando arranqué con la música no sabía muy bien que quería hacer, pero a mi futuro lo fui construyendo paso a paso. Me marcó cuando a los 5 años me compraron una guitarra”

Más tarde se explayó sobre el momento del click como artista. “En un momento de mi vida, cuando empecé a descubrir bandas como Led Zepellin, se me trastocó el bocho y empecé a pensar la música como una cosa más trascendente en mi vida”, dijo.

El músico describió que “el éxito llegó todo muy pegadito, con dos o tres canciones. Fue en un momento de transición, después de cuando la dictadura no dejara pasar música en inglés. En el 83 (en la vuelta de la democracia a la Argentina), planteamos una particularidad desde lo artístico, lo poético y lo musical. En esa época era importante lo que se decía y como se decía, ese fue nuestro boom”, aclaró. 

Y se enorgulleció de volver con su banda a Rosario “como los hijos dilectos de la ciudad” tras haber triunfado en Buenos Aires.

En ese contesto, Baglietto admitió: “Uno concibe el éxito como un hecho de satisfacción que le hace bien al ego. Ser exitoso tiene que ver con que los demás reconozcan lo que vos sos. Pero el éxito es, a veces, tan traicionero que hace que te la creas y sea todo lo contrario a esto.

“En la música no sólo hay una satisfacción artística, sino que también hay una satisfacción que tiene que ver con que la música me permita poder tocar con dos de mis hijos y no dejar la familia en casa. Esto es maravilloso”, concluyó.

{blip}
{/blip}