Edición Nº: | | Dolar: 54,78 / 58,78

Boris Johnson busca imponer condiciones en el TLC con EE.UU.

El primer ministro británico, afirmó durante una reunión con el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, que el Reino Unido aspira a negociar un acuerdo de libre comercio entre ambos países en el que no se incluya al sistema nacional de salud.

Durante una reunión en el despacho oficial de Downing Street, Johnson dijo que confía en lograr un tratado comercial con la potencia norteamericana que, supondría una "magnífica oportunidad" para la economía del Reino Unido, una vez el país abandone la Unión Europea (UE).

"Sabemos que ustedes son negociadores bastante duros, pero nos aseguraremos de que un acuerdo de libre comercio funcione para todos nosotros", apuntó Johnson (izquierda) en declaraciones a la prensa.

El jefe del Ejecutivo británico precisó, no obstante, que el Servicio nacional de salud "no está sobre la mesa en lo que respecta a nuestras negociaciones".

NOTAS RELACIONADAS:

Afirman que el Reino Unido perderá más que la UE con el brexit

El superávit comercial de la eurozona se redujo un 4,7% en junio

Sus declaraciones llegan después de que en junio pasado, el presidente estadounidense, Donald Trump (derecha), en una reunión con la antecesora de Johnson, Theresa May, asegurase que "todo", incluido el sistema sanitario británico, "estaría sobre la mesa" en unas futuras conversaciones, lo que creó gran revuelo en el Reino Unido.

Pence dijo que la administración Trump "puede alcanzar un acuerdo de libre comercio con el Reino Unido" y destacó que apoya "la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea".

"El presidente a menudo dice que Estados Unidos tiene la mayor economía del mundo y realmente creemos que un acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos y el Reino Unido podría multiplicar el comercio de nuestros países entre tres o cuatro veces", afirmó.

Para Johnson, el abandono de la UE (cuya fecha se prevé para el 31 de octubre, pero que podría retrasarse en función de la ley que la oposición pretende aprobar) es una oportunidad para que los productos británicos puedan entrar en el mercado estadounidense sin las restricciones actuales.

"Creo que aún existen barreras para el comercio de platos de ducha del Reino Unido ¿pueden creerlo? y también de muchos otros productos que creemos que podríamos introducir en el mercado estadounidense", dijo Johnson, quien agregó que EE.UU. tampoco recibe "la carne británica de cordero, ternera ni los platos típicos haggis de Escocia".

Fuente: EFE