Edición Nº: | | Dolar: 56,31 / 60,31

El liderazgo femenino, un estilo que avanza fuertemente en las corporaciones

Por Sofía Scagliotti. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de liderazgo femenino? ¿por qué es diferente el liderazgo femenino del masculino? ¿por que aún el liderazgo en las corporaciones es mayormente masculino? Estos son sólo algunos de los interrogantes que la temática genera.

Lo cierto es que existen diferentes estilos de liderazgo. La mujer tiene características propias que la destacan, como su capacidad de empatía, su eficiencia en los procesos y su capacidad resolutiva frente a situaciones de cambio y de crisis.

Esto da cuenta de su inteligencia emocional, que se vuelve vital en momentos difíciles, donde una buena o mala decisión pueden lograr la quiebra o el éxito de una compañía. Es una gran motivadora y líder de equipos diversos, y puede trabajar en ellos sin perder de vista los objetivos y resultados a alcanzar.

Mientras que el hombre, tiene una capacidad más analítica y sus decisiones no están tan influenciadas por la emoción, lo cual le permite tomar una postura más racional en situaciones donde la mujer sería más emocional.

Al igual que el liderazgo masculino, el femenino es de gran importancia para una corporación. Para que un tipo de liderazgo ocurra, no implica que el otro no.

Más bien, hace ya varios años las corporaciones están integrando ambos estilos. La mujer y el hombre se integran, se nutren, y de ese resultado y combinación ocurre la mejor de las situaciones, con las fortalezas propias de cada uno de ellos, amortiguando a la vez las desventajas y amenazas que puedan ocurrir. El fin último es el bienestar de la corporación y las metas a alcanzar.

En una investigación realizada por Jack Zenger y Joseph Folkman sobre la temática de liderazgo, las mujeres tenían mejores resultados en 17 de las 19 habilidades de liderazgo que fueron analizadas.

Entre los highlights principales se destaca que el talento femenino toma la iniciativa, actúa con resiliencia, practica el desarrollo personal, se conduce por resultados y muestra alta integridad y honestidad. Los hombres, por su parte, obtienen mejor puntaje en desarrollar perspectiva estratégica y en experiencia técnica o profesional.

NOTAS RELACIONADAS:

Cinco tipos de líderes: del “Accidental” al “For all”

Qué puede hacer un emprendedor para preservar los talentos de su emprendimiento

Las mujeres presentan mayores capacidades que los varones en competencias tan importantes como tomar la iniciativa, trabajar en equipo, fomentar el desarrollo propio y de los colaboradores, conducir a los equipos a objetivos concretos, servir de inspiración, construir relaciones positivas en la organización, fijar metas ambiciosas y nuevos retos, promover el cambio, analizar y gestionar problemas y conflictos, comunicar de forma clara y eficaz y ser transparentes, honestas e íntegras.

La conducción horizontal también es característica de la mujer. Su tipo de liderazgo es más inclusivo, alienta la participación y comparte el poder y la información con aquellos a quienes conduce. Tiende a crear y fortalecer las identidades de grupo. Es persuasiva e innovadora en las formas.

La mujer es un líder indiscutido. Es su esencia serlo en los distintos ámbitos de la vida, no solo a nivel laboral, si no en su vida cotidiana, con su familia y en el hogar. A mayor oportunidades para alcanzar posiciones de liderazgo, mayores líderes mujeres ocuparán dichos cargos. La carencia de oportunidades es lo que está ocurriendo, no la falta de skills para alcanzarlo.

La confianza también es un factor crucial. La motivación, el apoyo y el entendimiento hacia la mujer es necesario para que pueda desarrollar con éxito su liderazgo.

Todavía existen diferencias entre hombre y mujer en términos de compensaciones, beneficios y salarios, además de que la mujer, por su rol de madre, puede verse en desventaja al momento de adquirir una posición de CEO o de alta jerarquía.

Si las organizaciones pueden sortear e igualar estas cuestiones entonces alcanzaremos la igualdad en las posiciones de liderazgo. El liderazgo femenino no reemplaza al masculino, o viceversa. Ambos son complementarios.

El desafío radica en poder trabajar en conjunto y aprovechar las habilidades propias de la mujer para que la ganancia sea tanto para la corporación, como para las personas que la componen.

 

Sofía Scagliotti es Gerente de Negocios Regional de Valuar, empresa dedicada a la búsqueda de ejecutivos de alta dirección y posiciones clave.

Fuente: Telam