Edición Nº: | | Dolar: 56,31 / 60,31

Boris Johnson desafía a la UE al defender un "brexit" duro

El primer ministro británico defendió su propuesta para sacar al Reino Unido de la Unión Europea en una reunión con el presidente del Parlamento europeo, David Sassoli.

Al respecto, el legislador admitió que "no hay progresos" que permitan prever un acercamiento entre las partes.

Johnson (derecha) y Sassoli (izquierda) se entrevistaron el martes en la residencia oficial en Londres del jefe del Gobierno británico, tras lo cual ambos expusieron su postura por separado.

En un comunicado, un portavoz del primer ministro dijo que éste expresó en la reunión "su preferencia" por que el Reino Unido salga de la Unión Europea (UE) con un acuerdo el 31 de octubre, si bien el país dejará el bloque en esa fecha aunque sea "sin acuerdo".

Johnson mantuvo que su propuesta para la salvaguarda irlandesa "es un paso significativo" y "un arreglo razonable", que respeta el acuerdo de Viernes santo y el mercado único y otorga voz al Parlamento autonómico norirlandés.

Instó además a la UE a "moverse rápido" y "trabajar juntos" a fin de conseguir un pacto antes de la fecha de salida.

NOTAS RELACIONADAS:

La economía británica podría caer cerca de un 3% por el Brexit

Brexit duro: el Reino Unido estima que un 88% de sus importaciones no pagará aranceles

Por su parte, Sassoli explicó al término del encuentro que "no ha habido progresos" hacia un acuerdo y advirtió de que, tal como están las cosas, las alternativas son "una prórroga (de las negociaciones) o un salida sin acuerdo".

"Vine aquí con la esperanza de escuchar propuestas que pudieran impulsar las negociaciones. Sin embargo, debo constatar que no ha habido progresos", declaró.

El político italiano agradeció a Johnson que le permitiera exponer la posición del Parlamento europeo, el cual, como el británico, ha de ratificar cualquier pacto al que lleguen el Gobierno del Reino Unido y los negociadores de la UE.

Sassoli sostuvo que el Parlamento europeo prefiere un "brexit" con acuerdo, pero "no a cualquier precio", y no aceptará propuestas que "socaven el acuerdo de paz de Viernes Santo", que puso fin al conflicto armado en Irlanda del Norte el 10 de abril de 1998.

Sobre el plan británico para sustituir la controvertida salvaguarda irlandesa, dijo que "está lejos" de lo que podría aprobar el legislativo comunitario y "no sería operativo de forma inmediata".

La reunión entre ambos se produjo después de que hoy una fuente del Gobierno de Johnson dijera que, al no hacer concesiones, la UE hace que sea "esencialmente imposible" llegar a un pacto para que el país deje el bloque de forma ordenada a finales de mes.

Fuente: EFE