Edición Nº: | | Dolar: 58,07 / 63,07
  • Agro
  • Publicado el

Agricultores de Brasil, víctimas de productores insolventes

Un fallo de la corte brasileña -que permite a agricultores individuales buscar protección contra bancarrota a través de procedimientos típicamente utilizados por empresas- está teniendo un efecto secundario no deseado: créditos más caros para todos los productores.

Cuando Guilherme Scheffer estaba planeando la cosecha de este año, se sorprendió al escuchar que las tasas de los préstamos no estaban alineadas con el índice de referencia del país.

Los bancos le dijeron que las tasas serían 1 punto porcentual más bajas si no fuera por la flexibilización de las normas de protección contra bancarrota.

“Los bancos dicen que todo el sector está en mayor riesgo de incumplimiento”, dijo Scheffer, cuyo grupo cultiva soja, maíz y algodón en 165.000 hectáreas en el estado de Mato Grosso y lleva una década publicando balances auditados.

El fallo abre la puerta para que miles de agricultores individuales usen el código de bancarrota, lo que aumenta el riesgo de incumplimiento del sector.

NOTAS RELACIONADAS:

Declaran la emergencia agropecuaria en 12 distritos bonaerenses

Argentina mira hacia el futuro de la agricultura

La decisión también afecta a empresas de corretaje que ofrecen fondos a productores a cambio de cosechas meses después. La temporada pasada, las empresas internacionales representaron 30% de la financiación de la soja en Mato Grosso, según el instituto de economía rural del estado, Imea.

“Estas solicitudes están erosionando la seguridad legal del modelo que ha financiado esta gigantesca expansión de la agricultura en Brasil”, explicó André Nassar, director del grupo de procesadores de soja Abiove, organización que representa a Cargill Inc. y Bunge Ltd., entre otros.

A medida que el banco central de Brasil recorta la tasa crediticia de referencia este año, los márgenes crediticios de los bancos comerciales en todos los sectores han caído 30%. Pero en la agricultura, se han mantenido con pocos cambios, según Itaú BBA.

“Para los que cumplen con sus pagos, significa tasas de interés más altas”, dijo Pedro Fernandes, director de agronegocios del banco.

Y agregó: “Para los productores con altos niveles de apalancamiento, significa escasez de crédito”.

Fuente: Bloomberg