Edición Nº: | | Dolar: 58,99 / 62,99

El rojo fiscal de Brasil cayó a 5,72% en lo que va de 2019

El déficit fiscal nominal del país sudamericano alcanzó los 337.564 millones de reales (US$ 80.180 millones) entre enero y octubre de este año, lo que equivale a 5,72% del producto interior bruto (PIB), informó hoy el Banco Central de ese país.

El déficit registrado en los primeros diez meses es 8,4% inferior a los 368.769 millones de reales (US$ 87.590 millones) del mismo periodo del año anterior, que equivalían al 6,54% del PIB.

El resultado nominal mide la diferencia entre los ingresos y los gastos del Gobierno central de Brasil, de las administraciones regionales y municipales y de las empresas estatales, e incluye lo que el país destina a pagar intereses de deuda.

En los últimos doce meses hasta octubre, el déficit fiscal nominal del país llegó al equivalente a 6,44% del PIB, que en números absolutos se traduce en 456.237 millones de reales (US$ 108.370 millones).

Según el informe del Banco Central, solo en octubre el sector público consolidado de Brasil registró un saldo negativo en las cuentas públicas de 10.885 millones de reales (unos 2.590 millones de dólares).

NOTAS RELACIONADAS:

Reducen las perspectivas de crecimiento para Brasil

El desempleo tuvo una leve reducción en Brasil en octubre

Con respecto a la deuda bruta del sector público, uno de los principales medidores de comparación internacional, ésta se situó el pasado octubre en los 5,549 billones, 78,3% del PIB, con un ligero descenso con el porcentual registrado en septiembre (79%).

Entre los factores que impactan sobre el resultado nominal de las cuentas del sector público figuran las actuaciones del emisor brasileño en el mercado cambiario y la tasa básica de interés del país, que se sitúa actualmente en mínimos históricos (5%).

Brasil cerró 2018 con un déficit nominal en sus cuentas públicas de 487.442 millones de reales (US$ 115.781 millones), valor equivalente a 7,14% del PIB y el menor en los últimos cuatro años.

Desde que asumió el poder en enero pasado, el Gobierno de Jair Bolsonaro ha puesto en marcha ambiciosas reformas y un amplio plan de privatizaciones con el objetivo de reequilibrar las cuentas públicas e impulsar el crecimiento del país.