Edición Nº: | | Dolar: 72,13/ 77,13

Cómo retener talento: la adaptación de muchas empresas tecnológicas a la nueva normalidad

Las pequeñas y medianas empresas, como también las de gran tamaño, se vieron obligadas a mudar su metodología de trabajo, desarrollen actividades catalogadas como “esenciales” o no.

Las medidas de seguridad, los permisos de circulación y las limitaciones de transporte llevaron a muchos emprendimientos y comercios a ingresar al mundo digital sin pedir permiso.

El teletrabajo, o trabajo remoto desde casa y las compras a través de aplicaciones o páginas webs, moldearon el escenario en el que la comodidad se volvió una necesidad básica para quienes tienen la oportunidad de continuar con sus responsabilidades laborales, desde sus casas.

Pero la preocupación de las empresas, especialmente tecnológicas, no incluye solamente la idea de trabajar por la comodidad de sus colaboradores.

Es importante también, conseguir que todos los cambios que llegaron con la “nueva normalidad” y nuevas modalidades de trabajo, estén acompañados por medidas que contrarresten la carga emocional negativa en los colaboradores como resultado de 100 días de aislamiento, sin dejar de ser productivos.

Un salto a la digitalización ¡sin excepciones!

Existen organizaciones que ya profesaban un nivel de cultura digital antes de la pandemia, ya sea por su rubro, o por la aplicación de la tecnología para llevar a cabo sus actividades, como portales de venta electrónica y entidades financieras, entre otros.

Pero aún los rubros más digitalizados tuvieron que adaptarse para aplicar normas y medidas que aseguren la proactividad de sus colaboradores, la comodidad para trabajar en sus hogares y la compañía corporativa para cubrir aquellas necesidades que antes no eran contempladas, por que no existían.

Para saber cómo se adaptaron referentes del mercado laboral, hablamos con Daniel Salomón CEO y Fundador de Comprando en Grupo, una empresa 100% tecnológica, que desde la capital cordobesa ayuda a las PyMEs a ser más rentables importando en grupo y acompañandolas en un proceso de transformación digital, para ayudarlas a crecer.

¿Cómo afectó la pandemia y el aislamiento social obligatorio a la rutina de la organización?

-La realidad es que para todos fue algo inesperado. Si bien nosotros ya estábamos familiarizados con la modalidad de home office (2 días al mes y 2 días a la semana según el área), adaptar los procesos y el soporte técnico para mudarnos a modalidad remota, fue un desafío. Por fortuna el desempeño y la productividad de los colaboradores fue excelente.

NOTAS RELACIONADAS:

Simoes: "Hoy en día es un valor aprender a desaprender"

Empresas locales ponen el foco en retener su plantilla laboral

A medida que pasaba el tiempo y se extendía el aislamiento, entendimos la importancia de acompañar a toda la organización para hacer un seguimiento de sus necesidades. Establecimos reuniones gerenciales más seguidas, como también encuentros virtuales con todos los colaboradores.

A través de encuestas anónimas pudimos saber cuáles eran las oportunidades de mejora de la empresa, que tomaron más relevancia para ser atendidas durante la pandemia, como por ejemplo la comunicación.

-¿Cuáles fueron las dificultades y cuáles las nuevas oportunidades que tuvieron en Comprando en Grupo?

No encontramos dificultades, pero sí oportunidades: al ver que la mayoría de la planta estaba conforme con poder trabajar desde su casa, establecimos protocolos para hacer de esa experiencia, lo más amena posible.

Junto con el área de Recursos Humanos, enviamos a cada colaborador la silla de su escritorio, incluso a quienes vivían fuera de Córdoba. Cada uno llevó sus computadoras y monitores anexos en caso de necesitarlos.

Evaluando la situación y teniendo feedback constante finalmente establecimos un Home Office For Life, es decir, la modalidad remota llegó para quedarse en CEG. Eventualmente si alguien necesita hacer un mix, entre hogar y oficina podrá solicitarlo, estableciendo un cupo máximo dentro de las instalaciones.

-¿Qué medidas tomó la empresa para que los colaboradores se sientan cómodos en un contexto de incertidumbre y de cara a la “nueva normalidad”?

En el gran desafío de seguir manteniendo los valores y el compañerismo y el excelente clima laboral que construimos dentro las oficinas, buscamos alternativas y propuestas que cubra las expectativas, resuelva problemas y potencie el sentimiento de acompañamiento en un contexto de aislamiento.

Algunas de ellas son:

-Seguimos cumpliendo con depositar los honorarios el primer día hábil del mes.

-Adelantamos una semana el pago de los aguinaldos.

-Enviamos las sillas a cada hogar de nuestros colaboradores.

-Decidimos abonar el servicio de internet de 300 megas, a todos en sus casas, para que además de mejorar la conexión con fines laborales, puedan distenderse y acceder a servicios que fomenten el ocio.

-A todos aquellos padres y madres con hijos de hasta 4 años, Comprando en Grupo les abonará los jardines maternales de su elección, porque sabemos que la fusión hogar + trabajo puede ser incómoda en algunos casos.

También como organización, estamos pendientes de la implementación del proyecto de ley de Teletrabajo, para aplicar las reglamentaciones y acompañar esta realidad que llegó para quedarse en muchas empresas, y hacerlo de la mejor manera.

-¿Cómo logran retenerlos entre tanta competencia del mercado laboral IT?

Además de los beneficios que ofrecemos a todos los integrantes de Comprando en Grupo por desarrollarse profesionalmente en nuestra organización, el foco está puesto en el corazón del proyecto. Nacimos para potenciar a las PyMEs del mundo, que son las generadoras del 90% del empleo en nuestro país.

Cada colaborador hace propia la misión de la empresa, que es poder democratizar el comercio exterior y acompañar a nuestros asociados en su crecimiento y en un proceso de transformación digital. Desde cada puesto, en cada área, todos aportan con iniciativa una alternativa para mejorarles las posibilidades a cada comerciante desde Jujuy a Ushuaia.

Este es un desafío del que todos quieren ser parte, porque además de trabajar con el cerebro, lo hacen con el corazón y la seguridad de que están agregando valor. Tampoco contamos con competencia directa, como otras plataformas, por lo que el camino es todo un desafío a descubrir y lo hacemos de una manera muy profesional.

-¿Cuáles son los objetivos de la empresa después de ser elegida como uno de los mejores lugares para trabajar en 2019?

El año pasado fuimos premiados entre los 20 mejores lugares para trabajar en Argentina, y la idea para este año es mantenernos en el ranking y conseguir una mejor posición. Pero la realidad es que este ranking, solo legitima lo que realmente nos interesa construir, y es que cada integrante esté a gusto en nuestra organización, y que cada vez más profesionales quieran desempeñarse profesionalmente en este equipo de alto rendimiento.

Así como Comprando en Grupo, la empresa cordobesa que no solo conservó los empleos en pandemia, sino que continuó aumentando su planta de colaboradores, existen cientos de organizaciones en las que la transformación digital los obligó a cambiar metodologías, implementar políticas de beneficios, de convivencia, de seguridad y sanidad.

Estamos en lo cierto al afirmar que si algo nos dejaron estos últimos meses de aislamiento es la imperiosa necesidad de avanzar en la digitalización e implementación de recursos tecnológicos y humanos para optimizar procesos.

Las empresas, generadoras de empleo, como eslabón fundamental en la reactivación de la economía, deben estar listas para adaptarse de manera ágil y veloz a los cambios del contexto que obligan a repensar los vínculos, las relaciones, las retribuciones y sobre todo, la construcción menos individualista, para poner el bien común como faro para salir de la crisis.