Edición Nº: | | Dolar: 74,59/ 79,59

Bares y restaurantes porteños no deberán pagar ingresos brutos por seis meses

La Legislatura porteña sancionó el jueves una ley que exime por seis meses del pago de Ingresos Brutos a locales gastronómicos.

La medida, que comenzará a regir a partir de septiembre, servirá para paliar el impacto de la pandemia.

La norma que beneficiará a más de 10 mil locales comerciales, dispone que el beneficio alcance a servicios de restaurantes y cantinas con o sin espectáculo; locales de comidas rápidas y de venta de comidas y bebidas al paso.

La cancelación de ese pago impositivo, que regirá hasta febrero próximo, abarca también a los locales de venta de bebidas en bares, venta de comidas y bebidas en establecimientos con servicio de mesa y/o en mostrador y de helados.

NOTAS RELACIONADAS:

Comerciantes porteños piden ampliar los horarios y actividades

Gastronómicos piden aplicar otras estrategias para salir de la crisis

Los locales gastronómicos, que se reconvirtieron en casas de pastas o carnicerías para enfrentar la crisis, no serán alcanzados por la eximición y tendrán que pagar el impuesto en función de sus ingresos por esa otra actividad.

La ley estipula que los locales gastronómicos deberán seguir presentando las declaraciones juradas, aunque no tengan que pagar el impuesto.

El sector gastronómico, que genera 150 mil empleos, atraviesa una seria crisis y solo cumplen su actividad a través de delivery o la modalidad ´take away´, que generó una merma del 80% en las ventas.

El Gobierno porteño se encuentra analizando permitir poner mesas y sillas en la vereda, en medio de un nuevo pico de casos de coronavirus.

El "take away plus", o la apertura de restaurantes sin mozos ni servicio, pero con mesas en las veredas, es uno de los pocos ítems pendientes de la etapa 2 de la cuarentena en la Ciudad debido al aumento del número de contagios.