Edición Nº: | | Dolar: 81,17/ 87,17

Bonistas de la deuda cuestionaron la política económica del Gobierno

Grupos de acreedores privados que acordaron renegociar la deuda con el Estado argentino manifestaron su preocupación por considerar que las medidas adoptadas tras el canje de deuda "empeoraron en forma dramática" la crisis en el país.

Al respecto, el Gobierno consideró que el comunicado "no representa la opinión" generalizada de los bonistas.

"Ya no es plausible que el Gobierno de la Argentina culpe de sus problemas al legado económico que heredó. Después de casi un año en el cargo, el Gobierno argentino aún tiene que ofrecer una visión económica coherente y sostenible a la sociedad argentina y a los mercados", expresaron el Exchange Bondholders Group y el Comité de Acreedores de la Argentina.

Fuentes oficiales respondieron que el documento "no representa la opinión de los acreedores" porque se trata de "fondos chicos".

Desde la Casa Rosada detallaron que el ministro de Economía, Martín Guzmán (foto), "minutos después de que saliera esa publicación, recibió mensajes de los principales grupos de acreedores despegándose de esas líneas y mostrando una actitud socialmente responsable".

En los mensajes de WhatsApp, aclararon que ellos "no participaron de ese comunicado" y que "no representa su visión", señalaron desde el Gobierno.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. Para el FMI, hay que generar un clima de negocios en Argentina
  2. Desde Greylock avizoran una recuperación de Argentina antes de junio

"Otro de los mensajes que llegó decía que ese comunicado era chiste", aseguraron, y remarcaron que indicaban: "No tenemos nada que ver".

"Otros, decían: ´Buscan desestabilizar´", apuntaron, y destacaron que "el diálogo con los acreedores continúa fluido".

En el comunicado, los bonistas se preguntaron si sus "sacrificios para proporcionar una estructura de deuda que Argentina es capaz de atender fueron esencialmente insignificantes frente a un país que simplemente puede no estar dispuesto a pagar". "Los acreedores ya cumplieron su parte, brindando una oportunidad histórica a la Argentina para comenzar de nuevo.

Ahora le toca a Argentina y al FMI hacer su parte", señalaron. El principal grupo de acreedores de la Argentina, el Grupo Ad Hoc, que integraban BlackRock, Ashmore, Fidelity y T. Rowe Price, no adhirió por ahora al comunicado de estos bonistas.

El Exchange Bondholders Group está integrado por los fondos que poseían bonos del último canje de la deuda, y el Comité de Acreedores era el más chico de los tres grandes grupos que negociaron con el ministro de Economía, Martín Guzmán.

"Las preocupaciones de los acreedores han demostrado ser correctas. Las autoridades económicas de la Argentina no solo no han logrado restablecer la confianza, sino que las medidas políticas adoptadas inmediatamente después de la reestructuración de la deuda han empeorado drásticamente la crisis", indicaron.

Cuestionan que en lugar de permitir que los precios del dólar alcancen el equilibrio y estimulen la actividad económica deseada, el Banco Central ha reforzado una política cambiaria que promueve las importaciones, desalienta las exportaciones y ha agotado las reservas a un nivel peligroso.

Según dijeron, "la brecha resultante de más del 100% entre el tipo de cambio oficial y el paralelo garantiza virtualmente que las reservas no se puedan reconstruir, un caso clásico de dinero poco sólido que expulsa dinero sólido".

Recordaron que los acreedores "se unieron para proporcionar u$s 37.000 millones en alivio de flujo de efectivo y aceptaron una gran pérdida de valor para allanar el camino del país hacia la recuperación de una profunda recesión y la pandemia de Covid-19".

Señalaron que la Argentina "insistió en negociar la reestructuración de su deuda comercial antes de elaborar un plan económico detallado y negociar un nuevo programa del FMI".

Fuente: NA