Edición Nº: | | Dolar: 90,08/ 95,08
  • Agro
  • Publicado el

Señalan que las lluvias trajeron alivio al campo pero aún son insuficientes

Las lluvias de los últimos días destrabaron la siembra y aseguraron el desarrollo de la soja implantada, pero los cultivos siguen en situación vulnerable porque está vigente la deuda hídrica en el suelo para los lotes que deja el trigo y se necesitan precipitaciones en los meses de verano para el crecimiento de la oleaginosa, según la Bolsa de Comercio de Rosario.

"El verano arranca con un aporte de agua que tranquilizó los ánimos y disminuyó el estrés sobre la gruesa, pero que de ningún modo implica un cambio de tendencia" comentó el especialista José Luis Aiello.

El experto dijo que "es muy posible que debamos transitar el resto de la campaña con una volatilidad de lluvias similar a la primavera 2020".

De acuerdo con el trabajo de la entidad rosarina, los "núcleos de tormentas puntuales" del fin de semana, podrían "potenciarse entre martes y miércoles, desarrollando fenómenos puntualmente fuertes sobre la región".

NOTAS RELACIONADAS:

  1. La soja cerró la semana con excelentes números
  2. Estiman que el agro aportará divisas por más de u$s 31.000 millones en 2021

Se puede afirmar que "los cultivos están mejor en su condición que hace un año atrás, pero analizando la película entera, la situación es mucho más vulnerable", señaló el trabajo, que agregó que el maíz deberá superar las escasas lluvias de la primavera 2020 y una Niña no tan moderada.

La primavera 2020 fue casi tan seca como la del año pasado siendo que la del 2019 fue la primavera más seca de los últimos nueve años, remarcó.

Para Aiello, "una primavera con reticencia de lluvias es compleja, pero ésta lo fue aún más: cada uno de los tres meses que la componen aportaron precipitaciones por debajo de la media".

"En el mejor de los casos, los registros totales del trimestre completaron el 65% del valor estadístico, y esto solo ha sucedido en la provincia de Buenos Aires", completó.