Edición Nº: | | Dolar: 85,77/ 91,77

Para el FMI, la economía global comienza 2021 en una situación mejor a la esperada

La economía mundial está comenzando este año en una mejor posición de lo que se esperaba en 2020, pero el aumento de los casos de Covid-19 y las nuevas cepas del virus están nublando las perspectivas, dijo la economista jefe del Fondo Monetario Internacional.

"Lo que es cierto a partir de ahora es que estamos comenzando el año en un punto algo mejor de lo que esperábamos en 2020, lo cual es algo bueno", manifestó Gita Gopinath (foto) a la cadena CNBC.

Y añadió: "Pero en este momento, es una carrera entre el virus y las vacunas y hasta que superemos esto, creo que este es un período bastante difícil".

El FMI presentará su revisión de las perspectivas económicas mundiales el 26 de enero.

En octubre, pronosticó una contracción del PIB mundial del 4,4% para 2020, seguida de un repunte del 5,2% para este año.

Por su parte, el Banco Mundial indicó que el repunte de la economía global este año, tras la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial, será un poco más lento de lo esperado en medio de un resurgimiento de casos de coronavirus en las economías avanzadas.

El producto interno bruto se expandirá 4% en 2021, menos que el pronóstico de 4,2% en junio, seguido de un crecimiento de 3,8% en 2022, señaló la entidad con sede en Washington en su informe “Perspectivas Económicas Mundiales”.

Las proyecciones para Estados Unidos y la eurozona fueron rebajadas, mientras que la estimación para el crecimiento de China aumentó 1 punto porcentual a 7,9%.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. Estiman que Argentina crecerá casi un 5% durante 2021
  2. Por qué en 2020 se crearon más dólares que nunca, consecuencias para América Latina

La entidad mencionó un “nivel excepcional de incertidumbre” en torno a las perspectivas a corto plazo para el mejor crecimiento desde 2010 después de una contracción estimada de 4,3% el año pasado.

La pandemia también podría reducir el crecimiento potencial mundial durante una década, a menos que los Gobiernos mejoren el clima de negocios, la educación y la productividad.

“Los encargados de formular las políticas económicas enfrentan desafíos formidables -en salud pública, gestión de deuda, políticas presupuestarias, bancos centrales y reformas estructurales- a medida que intentan garantizar que esta recuperación global aún frágil gane fuerza y se sienten las bases para un crecimiento sólido”, dijo el presidente del Banco Mundial, David Malpass, en la presentación del informe.

Si bien el virus sumió a millones de personas en la pobreza y revirtió al menos una década de aumentos en los ingresos en cerca de una cuarta parte de las economías emergentes y en desarrollo, el banco dijo que las vacunas deberían aumentar la confianza, el consumo y el comercio este año y el próximo.

Sin embargo, aún existen muchos riesgos para las perspectivas, como nuevos brotes, retrasos en las vacunas, estrés financiero en medio de una alta deuda y que el desempleo y los cierres de empresas se vuelven permanentes, según el informe.

La debilidad económica persistente podría desencadenar quiebras y eventualmente provocar crisis financieras.

El banco dijo que la comunidad global debe colaborar para aliviar la carga de deuda después de que el endeudamiento público en las economías emergentes y en desarrollo probablemente aumentó en 9 puntos porcentuales del PIB en 2020, el mayor incremento desde una serie de crisis de deuda a fines de la década de 1980.

Si bien se pronostica que las economías emergentes y en desarrollo crecerán 5% este año y 4,2% el próximo, dicha mejora refleja en gran medida la recuperación de China, donde el virus se ha contenido significativamente.

Excluyendo la segunda economía más grande del mundo, se proyecta que esos países crezcan solo 3,4% y 3,6% este año y el próximo, a medida que la pandemia continúe afectando el consumo y la inversión.

El informe incluye dos escenarios adversos: uno en el que los nuevos contagios sigan siendo elevados en gran parte del mundo y otro en el que los retrasos en la vacunación reactiven el estrés financiero que provoca incumplimientos corporativos y soberanos generalizados.

Estos escenarios podrían implicar un crecimiento de solo 1,6% este año o incluso otra contracción global.

Fuente: Reuters y Bloomberg