Edición Nº: | | Dolar: 85,77/ 91,77

Beneficios y desventajas del nuevo régimen de monotributo

Sobre el cierre del 2020, el Gobierno nacional envió al Congreso un proyecto de ley con cambios en el régimen de monotributo.

El objetivo es poner en práctica un esquema de actualización de los topes de las categorías.

La norma estipula el reingreso anticipado al monotributo de los contribuyentes que pasaron al régimen general.

Además, busca crear un puente entre el régimen de monotributo y el de trabajadores autónomos, para que el salto entre un esquema y otro no sea tan abrupto.

La iniciativa podría ser debatida en las próximas semanas en la Cámara de Diputados, en el marco del período extraordinario de sesiones, dado que la recategorización al monotributo, de acuerdo al actual sistema, debe implementarse antes del 20 de enero.

Al respecto, SOMOS PYMES consultó a expertos en la materia, como Gastón Fernández, gerente en Grupo GNP, y César Litivin, contador tributarista y profesor de la Facultad de Ciencias Económicas (UBA).

“Cuando un sujeto supera la escala máxima del monotributo, se encuentra con que tiene que ingresar en sistema del IVA, que es un impuesto muy difícil con el que hay que lidiar”, describió Fernández (foto).

“El sujeto debe restructurar todos los precios de la noche a la mañana y es algo que viene desde hace muchos años”, advirtió.

Y recordó: “Muchos facturaban hasta el límite para no pasarse. Este proyecto viene a suavizar esta situación”.

Para el directivo de GNP, “la normativa es buena ya que soluciona en parte, el problema del contribuyente que debe pasar a Responsable Inscripto”.

Entre los beneficios de la reforma, Fernández citó: “por una cuestión excepcional (pandemia), si un sujeto se excedió en la máxima facturación (en el período de todo el año pasado) podrá seguir dentro del monotributo pero pagando un impuesto por esa diferencia. Este beneficio es para los que se excedieron hasta un 25% y es por única vez”.

“Si una persona se excede en la máxima categoría con montos elevados ahí debería ingresar al IVA pero con esta nueva ley, puede ingresar a un sistema de crédito fiscal”, ilustró.

Y resaltó: “Esto consiste en que el comerciante monotributista va a tener como crédito fiscal todo lo que pagó de IVA en mercadería durante todo el año. Y el comerciante hasta que no consuma todo ese crédito no le va a tener que pagar nada al fisco”.

“Si el monotributista está catalogado como un buen pagador, va a pagar un 10,5% de IVA (la mitad) durante el primer año de ingreso al sistema del IVA. O sea el comerciante, que se transforma en un nuevo aportante del IVA, va a tener el colchón del crédito fiscal y además el pago de la mitad del impuesto al valor agregado”, puntualizó el experto.

“En ese sentido, en el segundo año de aporte al IVA, ese mismo comerciante va a pagar un 15,75% aproximadamente. En el tercer año, un 18,9%; y recién en el cuarto año de aporte al IVA, el buen pagador va a abonar el 21%”, reflejó.

“A todo esto se le suma que el comerciante también podrá descontar del impuesto a las ganancias, lo que gastó en mercadería neto de IVA”, añadió.

NOTAS RELACIONADAS:

Monotributo: facilidades para permanecer en el sistema

Actualizaron montos para facilitar el ingreso de PYMES al mercado de capitales

Según Fernández, “lo nuevo en la recategorización es que ahora todas las escalas subieron un 35%. Es decir que un sujeto o comerciante puede facturar un 35% más, sin pasar a otra categoría”.

En cuanto a las desventajas de la iniciativa, “si un comerciante supera el porcentaje de facturación que establece la SEPYME (Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores, dependiente del Ministerio de Producción de la Nación), no podrá acceder a estos beneficios. Muchas veces ese excedente de facturación está en los mismos porcentajes de inflación”.

“En la ley no hay un mecanismo claro para que la SEPYME actualice esos porcentajes. Tal como ocurre con los trabajadores que paga impuesto a las ganancias”, especificó.

Por su parte, César Litvin remarcó que “los montos de actualización en la recategorización del monotributo serán del 35,3%, cerca de los índices de inflación”.

“Estos sistemas transitorios de facturación del IVA le dan mayor competitividad a los comerciantes. Los que salen del monotributo tendrán una deducción especial de Ganancias", enfatizó el tributarista en una entrevista con SOMOS PYMES.

“Para los que salten del monotributo será menos brusco para el bolsillo, respecto de aquel que es Responsable Inscripto a secas”, argumentó.

Según la nueva ley, “aquel que factura más de 3.200.000 millones de pesos en todo el año, que corresponde a la categoría más alta (la de Bienes y Servicios) si sale del monotributo pagaría 789 mil pesos por año de impuestos".

"Con este nuevo criterio, al quedarse dentro del monotributo esa persona pagará 58 mil pesos por año. La diferencia es abismal”, aseveró el contador.

Entre las desventajas, Litvin (foto) identificó que “hicieron muy complejo el sistema de crédito fiscal para las grandes categorías del monotributo. Porque siguen siendo pequeños contribuyentes ya que los topes de facturación quedaron pulverizados por la inflación".

“Lo ideal sería un sistema como el de Uruguay. Las personas pagan entre un 3% y un 12% de lo que facturan mensualmente. Es simple”, subrayó el experto.

“Pero si no se hacía nada, íbamos a seguir con el problema de enanismo fiscal. Esto quiere decir que aquellos pequeños contribuyentes venían quedando enanos para no seguir facturando. Ahora tienen una opción para pasar a la formalidad sin salir del monotributo", aclaró.

“Esto había que hacerlo, era una necesidad imperiosa y una asignatura pendiente. Cuando se creó el monotributo, en 1988, se pensaba que se iban alojar no más de 500 mil contribuyentes, y hoy son más de 3.200.000 de monotributista. Mientras que los jubilados y los trabajadores que pagan ganancias son 2.280.000”, concluyó Litvin.

Producción: Rodrigo Porto
Redacción: Mauro Torres