Edición Nº: | | Dolar: 89,12/ 95,12

La bebida nacional que se abre camino en el mercado y ofrece una oportunidad de negocio

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) reconoció al "tereré" como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

La tradición que supone ingerir esta bebida se remonta a culturas precolombinas en Latinoamérica, y su consumo está arraigado tanto en Paraguay, Brasil y Argentina.

Así como sucedió con el mate en los últimos tiempos, el tereré está cruzando barreras y cuenta con la posibilidad de ampliar su rango de consumidores, especialmente en épocas de verano.

Esto se ve en la lucha de las grandes marcas de yerba mate para imponer el producto y encontrar un nuevo nicho de mercado.

Al respecto, Marcelo Szychowski, representante de venta de Amanda, remarcó que “se está dando una tendencia en el consumo del tereré, ya que es una bebida muy adecuada para los días de calor".

"En el norte se mezcla con jugos de fruta como naranja, limón o pomelo. La yerba es más gruesa a la que estamos acostumbrados a consumir. Eso es para que dure más y no se atranque en la bombilla”, graficó el ejecutivo en una entrevista con SOMOS PYMES.

El experto resaltó: “La juventud está tomando cada vez más el tereré. Y ahora más aún por el tema de no compartir la bombilla”.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. La canasta de alimentos aumentó más de 6% en diciembre
  2. Aumentó la brecha de precios de los alimentos

En ese sentido, describió: “Lanzamos nuestra línea de terere desde hace cuatro años y ahora estamos vendiendo entre 40 y 80 toneladas por mes, depende la estación. En el norte argentino, límite con Paraguay, es donde más se consume”.

“Para nosotros, todos los años se incrementa el consumo de tereré y se ahora se está llevando a la Costa Atlántica”, expresó Szychowski.

Por su parte, Ricardo Daniel Handziak, presidente de la Cooperativa Agrícola de la Colonia Liebig, admitió que “el tereré no es nuevo, su consumo se remonta a cientos de años, lo consumían los Guaraníes. Pero en los últimos tiempo se dio un incremento importante en el sector de los jóvenes”.

“Cada empresa tiene su yerba para tereré, la competencia se está dando desde hace varios años”, contó el representante de la firma que produce la marca Playadito.

Y añadió: “El consumo comenzó en Corrientes y Misiones y Chaco, y ahora se expandió a Buenos Aires y todo el país”.

En esa línea, Guido Guarino, gerente de Marketing de Las Marías, que produce las marcas Unión, Mañanita, Taraguí y La Merced, explicó: “Según un relevamiento que hicimos junto a Ipsos durante los últimos años, aprendimos que hay una tendencia a consumir tereré por tres factores: que es un producto saludable, se toma mucho durante el calor, que es de bajo costo (a diferencia de bebidas saborizadas, por ejemplo) y que se puede compartir (este último punto antes de la pandemia)”.

“Está creciendo mucho su consumo, además es muy refrescante y muy característico de los argentinos hacer una ronda y compartir un mate. Ahora cada uno lo toma con su propio mate en el contexto de pandemia”, ilustró el ejecutivo.

“El consumo bajó desde la zona norte, donde hace mucho calor y la costumbre del verano cambian el agua caliente del mate por el agua helada del tereré. Luego comenzó a ponerse de moda en algunas zona del Conurbano Bonaerense y algunas localidades más de la Provincia, hasta llegar más tarde a Capital”, anticipó Guarino en una charla con SOMOS PYMES.

El referente del rubro comentó que “los grupos de jóvenes comenzaron a adoptarlo en sus momentos de campo, fin de semana, reuniones, etc.”

“Según ese mismo relevamiento (previo a la pandemia), la mitad de los porteños toma tereré al menos una vez durante el verano. En el norte es el 64%”, reflejó el ejecutivo.

Y aclaró: “Casi un 100% de la gente, prepara el tereré con la misma yerba que se toma el mate caliente”.

Producción: Rodrigo Porto
Redacción: Mauro Torres