Edición Nº: | | Dolar: 92,47/ 98,47

La Bolsa tuvo en febrero una ganancia marginal pero repuntaron los ADRs

Las acciones de las empresas líderes que cotizan en la Bolsa de Comercio finalizaron la rueda del viernes con una baja de 1 por ciento y un Merval situado en los 48.432,27 puntos, continuando la tendencia del jueves.

Por su parte, el S&P BYMA Índice General se ubicó al término de la jornada en 2.046.378,18 unidades, con una caída del 0,98%.

El volumen de negocios operados en acciones alcanzó apenas los 1.185,05 millones de pesos (unos 13,19 millones de dólares), con un resultado de 88 subas, 160 bajas y 14 acciones sin cambios en su cotización.

"La volatilidad que viene transitando el clima externo condiciona a los activos locales, y así es que ¨importan¨ los vaivenes que vienen transitando. Ello se debe a que el apetito por riesgo global se convierte en el principal ¨driver¨ actual", en tanto que "la potencial demora en el acuerdo con el FMI despierta preocupaciones entre los inversores", comentó el economista Gustavo Ber en su nota diaria.

Entre las acciones líderes, los papeles que más cayeron fueron los de Loma Negra (-2,73%), Grupo Financiero Galicia (-2,38%) y Cresud (-2,26%).

En tanto, sólo cuatro acciones cerraron con signo positivo: Ternium (0,58%), Aluar (0,32%), Grupo Supervielle (0,26%) y Holcim (0,2%).

En la semana, la plaza bursátil local acumuló un descenso del 5% pero en el acumulado del mes exhibió una leve mejora del 0,4%.

Las acciones que cotizan en Wall Street sufrieron caídas de hasta 4,7% este viernes, aunque en febrero mostraron mayoría de incrementos respecto del mes previo.

Se destacaron las ganancias de Tenaris (35,5%), Despegar (17,8%), Irsa Propiedades Comerciales (17,6%), YPF (16,2%) y Ternium (16,2%).

En febrero, los ADRs de las firmas locales treparon hasta 35,5 por ciento.

Los títulos públicos argentinos bajaron un 0,1% en promedio en sus cotizaciones en dólares.

El índice de riesgo país de Argentina subió 1%, a 1.517 puntos básicos.

A su vez, Wall Street cerró este viernes en terreno mixto con su principal indicador, el Dow Jones de Industriales dejándose un 1,50% en una jornada de repentinas subidas y bajadas en la que el mercado se vio afectado por el temor a un rápido ascenso en los tipos de interés de los bonos del estado.

Al cierre de las operaciones en la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones de Industriales perdió 469,64 puntos y se situó en las 30.932,37 unidades, lastrado por empresas como Salesforce (-6,40%), Dow inc (-3,33%), e International Business Machines (-2,93%).

El selectivo S&P 500 descendió un 0,47% o 18,19 puntos, hasta 3.811,15, mientras que el Nasdaq, que aglutina a las tecnológicas más importantes, fue el único de los tres índices principales que consiguió terminar en verde, al avanzar un 0,56% o 72,91 unidades, situándose en 13.192,34 puntos.

El parqué neoyorquino amaneció con ganancias pero duraron unos pocos minutos, y una hora después de la apertura el Dow perdía ya más de 400 puntos. Este tipo de movimientos repentinos se repitieron a lo largo de toda la jornada, y la caída del índice de referencia se intensificó aún más en los últimos 10 minutos de la semana.

Los tres índices de referencia registraron pérdidas semanales: -1,78% para el Dow, -2,45% para el S&P 500 y -4,92% para el Nasdaq.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. El dólar solidario cerró el mes con un alza mayor a 2 por ciento
  2. La Bolsa volvió a márgenes negativos y los ADRs perdieron un 11 por ciento

Los expertos señalan que el mercado está reaccionando temeroso a las subidas de tipos, como el que se produjo este jueves en los bonos del tesoro a diez años, que se situaron a un interés superior al 1,5%.

Esto llevó a que las acciones, consideradas activos de mayor riesgo, se volvieran menos atractivas para los inversores, por lo que optaron por retirarse de ciertas empresas o paralizar sus inversiones en compañías en crecimiento para apostar por los bonos.

La caída de Wall Street se produce pese a que índice de precios de consumo personal (PCE), y que la Reserva Federal de EE.UU. suele vigilar de cerca, subiera un 0,3 % este mes, sólo ligeramente por encima de las expectativas.

Aunque el parqué neoyorquino ha vivido una mala semana, el mes de febrero no se le ha dado tan mal, ya que el Dow ha registrado un aumento acumulado del 3,17%, el S&P del 2,61% y el Nasdaq del 0,93%.

Este viernes, la mayoría de los sectores cerraron en rojo, encabezados por el energético (-2,3%), el financiero (-1,9%) y el de servicios públicos (-1,86%), mientras que sólo tres terminaron en verde: el tecnológico (0,6%), el de bienes de consumo no esenciales (0,58%), y el de telecomunicaciones (0,03%).

Al cierre de la sesión, el barril de Texas bajó hasta los 61,50 dólares, y al cierre de la sesión el oro bajaba a 1.731,10 dólares la onza, el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años cedía al 1,415.

Finalmente, la bolsa de Sao Paulo perdió este viernes un 1,98% y su índice Ibovespa se situó en los 110.035 puntos tras un febrero convulso en el mercado financiero en el que el principal índice cayó un 4,37%.

El parqué paulista se dejó un 7,08 % en las cinco jornadas de la semana, lastrado principalmente por la fuerte caída de los papeles preferenciales de la petrolera estatal Petrobras, la mayor empresa de Brasil.

La petrolera ha vivido una semana de fuertes pérdidas después de de que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, le pidió a los accionistas de la empresa que destituyan al economista Roberto Castello Branco y lo sustituyan por el general de la reserva del Ejército Joaquim Silva e Luna.

El cambio despertó temores de que el jefe de Estado pretende intervenir en la política de precios de la petrolera.

Las acciones preferenciales de Petrobras bajaron hoy un 4,01% y fueron los segundos más negociados de la jornada, por detrás de los ordinarias del gigante minero Vale (-0,90%).

Pese a informar la víspera de un beneficio neto de 4.881 millones de dólares en 2020, Vale cerró con pérdidas en el parqué este viernes después de que la Policía Federal concluyó que el desastre minero que provocó la muerte de 270 personas en el municipio brasileño de Brumadinho fue provocado por una acción de la empresa.

El laudo pericial contradice en parte la versión de Vale y sostiene que la rotura de la represa que usaba la compañía para almacenar residuos minerales ocurrió a raíz de una serie de perforaciones verticales realizadas días antes de la tragedia.

Entre las mayores pérdidas del día se situaron los papeles ordinarios del Banco do Brasil (-4,92%), la mayor entidad financiera del país.

Los inversores apostaron por la venta de los papeles después de que transcendió la información de que el presidente del banco público puso su cargo a disposición debido a sus divergencias con el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, por el plan de renuncias voluntarias lanzado por el banco.

Los números rojos, sin embargo, estuvieron liderados por los papeles ordinarios del gigante cárnico BRF, que perdieron un 7,16% pese a los positivos resultados del balance financiero de 2020, divulgado el jueves.

La mayor exportadora de carne de pollo del mundo obtuvo en 2020 un beneficio neto de 1.390 millones de reales (unos 252 millones de dólares), resultado un 367 % superior al registrado en 2019, pese a la pandemia.

Paradójicamente, los títulos ordinarios de Minerva, otro de los gigantes cárnicos de Brasil y que también presentó buenos resultados en 2020, lideraron las ganancias del día con un alza del 3,30%.

Los analistas atribuyeron la disparidad en el comportamiento de las acciones de ambas empresas a la preocupación de los inversores por el aumento del precio del grano, el cual impacta directamente en la industria del pollo, que es el pilar central de BRF y no de Minerva.

Durante la jornada se negociaron 50.189 millones de reales (unos 8.955 millones de dólares), producto de 5.219.714 transacciones financieras.

En el mercado de cambio, el dólar se apreció un 1,67% frente al real y era negociado a 5,604 reales tanto para la compra como para la venta en Brasil.