Edición Nº: | | Dolar: 94,53/ 100,53

La PYME familiar que mejora la vida de las mascotas

La historia de José María Montorfano está caracterizada por la "honestidad en su trabajo" y la "calidad" de los productos que comercializa.

Para el creador y socio Gerente de CanCat, el objetivo central de su empresa es trasladar esos valores al día a día de los mejores amigos del hombre, los perros y los gatos.

Su compañía nació en un galpón de 30 metros cuadrados con una inversión de US$ 14.000. Luego de una década, se convirtió en líder dentro del rubro de los alimentos y juguetes para mascotas.

Con la mira puesta en el futuro, la empresa mejora a cada paso gracias a su presencia en las plataformas de e-commerce.

Montorfano comparte este emprendimiento familiar con Lucía, hija y socia de la compañía, Martin Minetti, socio inversor y María Laura Marmierca, esposa y gerente de Compras y Logística de la firma.

“En 2001 yo estaba trabajando en el sector de las mascotas pero haciendo cobranzas. No venía de ese rubro porque lo mío hasta este momento era lo comercial. Los clientes de alguna manera nos llevaron a tener esta idea de CanCat”, recordó el directivo en una entrevista con SOMOS PYMES.

Como sucede en la vida de cada emprendedores, hubo un momento clave donde se definió el destino de un proyecto que hasta aquí era una fantasía.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. Cancat dona paños educativos para armar cubre bocas caseros
  2. Longo: "En Argentina hay un rechazo al empresario terrible"

“Se nos abrió un mercado nuevo, había una necesidad de mejores productos. No había una marca nacional que se parara en el mercado con productos de calidad, todas eran extranjeras”, explicó Montorfano.

“Comenzamos con un solo empleado en la calle Ávalos y ahora somos 20 empleados. Fuimos creciendo de manera lenta, hasta que en 2015 hicimos una gran inversión para una línea de productos. En 2016 nuestros números comenzaron a crecer más fuerte y hoy somos líderes en piedras premium y paños que importamos de Italia”, ilustró el entrevistado.

CanCat “es una empresa familiar que aprendimos de los congresos que se hacían en el exterior. Tenemos cobertura en todo el país. Nuestros principales valores son la honestidad en el trabajo y la calidad de los productos que brindamos y la cercanía y flexibilidad que tenemos con el cliente”, resaltó el protagonista de la historia.

En ese sentido, expresó: “Pensamos en la mascota como un integrante más de la familia. Por eso creamos producto de calidad como piedras etílicas que duran un mes (las piedras comunes duran 3 o 4 días). Paños ultra absorbentes o juguetes anti stress, porque el perro cuando queda solo sufre stress”.

Al ser consultado sobre los proyectos a futuro, Montorfano señaló: “Ahora estamos en Capital Federal pero vamos a mudarnos a un depósito de 2.000 m2 en Malvinas Argentinas”.

“Facturamos 5 millones de dólares por año luego de comenzar con una inversión de 14 mil dólares, hace 10 años. Le compre la primera mercadería a una cooperativa y salía con un camión y le vendía huesos para perros a distribuidores”, detalló el mandamás de Cancat.

Ahora “preparamos una inversión de 5 millones de dólares para vender alimentos y otras líneas de productos. Nuestras ganancias la reinvertimos en el país. Calculamos que con esta nueva inversión se podrán abrir muchas fuentes de trabajo”, subrayó en tono optimista.

Redacción: Mauro Torres