Edición Nº: | | Dolar: 144,24 152,24

Schutt: "Hay pocas PYMES que cuentan con una estrategia de salida"

En una entrevista con SOMOS PYMES Radio (La Red AM 910, domingos de 6 a 7 hs), Gustavo Schutt, consultor especializado en Exit Planning, nos habló de cuáles son las mejores estrategias para logar la venta ordenada de una empresa, de cara un nuevo proyecto emprendedor.

El experto se refirió al proceso que sirve para poner en marcha todas las alternativas posibles en pos de maximizar el beneficio y el valor de una firma privada, minimizando los costos impositivos y asegurando el futuro personal y financiero.

Un Exit Plan evalúa todas las opciones: vender a un socio, transicionar con un familiar, vender a los propios empleados, vender a un tercero (comprador estratégico o no), oferta pública de acciones y fondos comunes de inversión.

"Hay que comenzar un negocio pensando en cómo nos gustaría que fuese el final del proyecto, cerrando una etapa y siguiendo con otra", describió Schutt.

Y subrayó: "Hay que trabajar en la empresa pensando quién puede ser un comprador estratégico, preparando a los socios y a los dueños para poder concretar el sueño y el objetivo".

"Este proceso se inicia cuando el dueño de la empresas tiene una inquietud y hace un click en la forma de pensar", comentó el consultor.

Según Schutt, "esto puede suceder en determinadas etapas de la vida o situaciones especiales que ocurren, que llevan a los dueños de la empresa a transicionar hacia otro negocio, maximizando el valor del emprendimiento durante toda esa etapa".

NOTAS RELACIONADAS:

  1. El sistema que ayuda a las empresas a conocer su verdadero valor
  2. Nueva e imprescindible segmentación de mercado

"Depende del momento de cada uno, pero mi consejo es empezar a preparar el camino desde un primer momento", enfatizó el experto en el programa que conduce Carlos Manzoni, editor de "Economía" en el diario La Nación.

"Hay veces en las que no hay un sucesor. En ese sentido, hay que trabajar en el momento en el que se puede dar el cambio de mando dentro de una empresa", comentó.

"En cuanto a una empresa familiar, lo primero que se plantea (al hacer un cambio de mando) es que se pueda seguir funcionando de manera profesional", especificó el directivo.

Y admitió: "En general pueden llegar aparecer problemas entre la familia, especialmente con personas que creen ser competentes y no lo son. Ese es un problema a resolver en cuanto al proceso".

Para Schutt, "hay pocas PYMES que cuentan con esta metodología. Salvo excepciones, a la mayoría de los dueños de este tipo de empresas les cuesta trabajar en estas transiciones", explicó.

"Las personas creen que cuando se encara un proceso de este tipo tiene que ver con el final. Hay que educar a los dueños para que entienden que esto tiene que ver con la continuidad de la empresas más allá del fundador", enfatizó el consultor.

Redacción: Mauro Torres

{divx}
{/divx}