Edición Nº: | | Dolar: 100,17/ 106,17

La empresa líder en medialunas que busca "seguir creciendo" en Argentina

En una entrevista con SOMOS PYMES Radio (La Red AM 910, domingos de 6 a 7 hs), Juan Ignacio Castoldi, vicepresidente de Atalaya, nos dio detalles del proceso de expansión de la compañía y su incursión en el modelo de franquicias.

La firma fue fundada en 1942 por dos hermanos españoles, Ángel y Odilio García, con la idea de ofrecerles a los consumidores productos artesanales de Argentina en el trayecto que va de Buenos Aires y Mar del Plata.

Luego del éxito del local situado en la localidad de Chascomús, Atalaya logró expandirse a Zárate, La Plata y la Costa Atlántica.

La pandemia sirvió como un puntapié para adentrarse en el modelo que hizo exitoso a McDonald´s, Café Martínez, Subway, Havanna, Freddo, Costumbres Argentinas y Burger King, entre otras.

"No es sencillo poner en marcha una franquicia como ésta. Nos costó mucho encontrar el modelo de negocios porque siempre fuimos un parador en el medio de la ruta y esto no se puede replicar en todos los lugares", explicó Castoldi.

"Teníamos una carta enorme y debimos elegir en qué concentrarnos. Finalmente, decidimos hacer un poco pero muy bien, y ese fue el modelo que replicamos en todos lados", subrayó el ejecutivo.

El experto remarcó que "si el modelo no es escalable es imposible crecer. Muchos potenciales franquiciados piensan que es sencillo poner en marcha el negocio de las medialunas. Nosotros somos sinceros y eso, a veces, hace que se caiga la solicitud", precisó.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. El proyecto que empodera a los sectores de mayor vulnerabilidad
  2. Mora Simoes: "En la era virtual, tener una cámara prendida es una señal de respeto"

"Hay que laburar mucho la idea y hacerle ver a la gente cuál es nuestro modelo de negocios, que pasa por el take-away y la medialuna y el café para llevar", expresó el representante de Atalaya.

Al respecto, Castoldi, reveló: "Nos sentimos más cómodos con llevar los productos (a las casas de los clientes), que formar parte de un polo gastronómico".

"En pandemia tuvimos que cerrar todos los locales, pero rápidamente nos dimos cuenta de que podíamos seguir funcionando como el resto de las panaderías", recordó el ejecutivo en el programa que conduce Carlos Manzoni, editor de "Economía" en el diario La Nación.

"Si bien cayó bastante el volumen de ventas, pudimos seguir comercializando nuestros productos vía mostrador", graficó.

Y añadió: "Viendo que estaban cerrados nuestros locales principales y sabiendo que los mayores consumidores son los de CABA y Gran Buenos Aires, decidimos llevar los productos directamente a estos lugares".

"Fue así que nos instalamos con Dark Kitchen, hicimos un convenio con las apps (de reparto de comidas), y el resultado fue muy bueno cuando los consumidores de Caballito o Palermo, por ejemplo, vieron que podían ordenar las medialunas", reflejó el directivo.

"Eso nos llevó a pensar, junto a todos los que nos acompañaron en la propuesta, a pensar en llevar a cabo un modelo tradicional de franquicias", aclaró.

En cuanto al progreso comercial de la firma en los últimos meses, Castoldi indicó: "Desde las vacaciones de invierno estamos en volúmenes de venta similares a los del 2016. La demanda de productos de 2021 superó las cifras de 2019, el último año prepandemia".

"Nos favoreció que la gente haya tenido la chance de pasar sus vacaciones en la Costa Atlántica, al estar suspendido el turismo externo", argumentó.

De cara al futuro, "tenemos mucha expectativa de poder abrir nuestro primer local en Capital y algunas locaciones en GBA. También nos interesa mucho estar en Ezeiza y Aeroparque", comentó el ejecutivo.

"La argentinidad de las medialunas de Atalaya hace que tengan un gustito distinto para la gente que vuelve al país luego de un viaje al exterior", enfatizó.

Redacción: Mauro Torres

{divx}
{/divx}