Edición Nº: | | Dolar: 100,17/ 106,17

Cómo aprovechar los modernos entornos multinube sin morir en el intento

Muchos analistas hablan de “Multinube Híbrida” como si estos entornos tecnológicos pudieran darse por sentados. La realidad es otra: navegar estas aguas puede hacer que muchas PYMES encallen al primer intento.

ITSitio.com entrevistó a algunos partners tecnológicos que pueden allanar este proceso.

Si bien muchas de las grandes empresas comenzaron su jornada hacia la nube asociándose a un único Cloud Service Provider, la realidad es que (a veces por cuestiones de seguridad y otras por temas regulatorios) algunas no pudieron prescindir del datacenter propio, dando origen a lo que se dio en llamar entornos de nube híbridos.

Esto significa, como mínimo, que parte del trabajo se hace on premises (de manera local) y que se pueden aprovechar algunos recursos de la nube para otros trabajos.

En el mejor de los casos, las cargas de trabajo pueden viajar libremente entre la infraestructura propia y la que ofrece la nube, para ser procesada donde mejor convenga.

Claro está, en la medida en que servicios como el correo electrónico, una suite de productividad, o sistemas como el ERP y el CRM comenzaron a consumirse directamente desde las nubes de sus proveedores, el esquema híbrido pasó a ser híbrido y multinube. Era inevitable.

Confabuló a favor de este último escenario la llegada de aplicaciones nativas de nube, que ostentaban nuevas tecnologías y arquitecturas.

Ahora era posible incluir en una misma aplicación servicios procedentes de distintas nubes, albergando dicha aplicación en otra nube diferente. En este punto, el rol del “arquitecto” (en este caso de nube) comenzó a ser fundamental.

Dicho de manera sencilla, los arquitectos pueden trazar el esquema de qué elementos se conectan entre sí para que circule la información entre ellos (teniendo en cuenta que estos elementos pueden estar en diversas nubes), y a través de qué medios se arma esa conexión. Por supuesto, con múltiples nubes en juego, es necesario “orquestar” de qué nube se extrae cada recurso.

Las reglas para esta dinámica pueden estar asentadas en la comparación de costos, aunque también suelen abarcar características como latencia (tiempos de respuesta), soporte regional, capacidad de escalamiento, posibilidad de automatización, compatibilidad, anchos de banda, y otras.

Navegar estas aguas no es sencillo, y menos para una empresa pequeña, pero por suerte algunos partners se especializan precisamente en contribuir a allanar este camino hacia el ejercicio eficiente de la multinube híbrida.

Evitar el CAPEX

No es novedad que muchas empresas medianas, pero sobre todo las pequeñas, no cuentan con áreas específicas de TI.

Ya fue para ellas un desafío “sacar cosas de la casa” para aprovechar los recursos de una nube.

¿Cuánto más lo será entonces extraer recursos de las casas de muchas terceras partes, como es el caso de los entornos multinube?

“Esto empieza a exigir conocimiento, experticia, y no sólo para mantener de manera adecuada las operaciones de TI de tu empresa, sino porque cuando se habla de nube comienzas a considerar la facturación mensual: una suerte de taxímetro que, en la medida en que no es controlado, se vuelve un gasto inmanejable”, asegura Carlos Alberto Robledo, gerente regional de Innovación en Agilitix (parte del Serban Group).

La buena noticia es que las herramientas para tener visibilidad y tomar acciones sobre ese gasto (ya sea que hablemos de nubes privadas, públicas o de múltiples nubes) existen, pero se requiere una cierta experiencia o capacidad para usarlas correctamente y en beneficio del negocio.

Agilitix es una empresa proveedora de servicios de TI, que cuenta con veinte años de trabajar en el mercado colombiano. “Desde hace unos meses, comenzamos a ser parte del Grupo Serban: un holding que tiene operaciones en toda América y parte de Europa. Así que estamos en proceso de expansión para acompañar proyectos en México, Chile, la Argentina, Perú, Estados Unidos y otros países”, comenta Robledo, para quien abordar la práctica de nube o multinube significa desentenderse de la provisión y operación de ciertos recursos, en este caso de infraestructura.

Este “desentendimiento”, sin embargo, no puede ser absoluto, porque la empresa sigue siendo responsable de cómo funciona el conjunto.

“La idea es salir de estas tareas higiénicas, que son tareas que tienen que suceder; y si funcionan bien nadie lo nota, pero si funcionan mal es caótico”, advierte Robledo. Ahí entra a tallar el concepto de “as a Service” y del mediador entre lo que la empresa necesita y lo que la nube está en capacidad de dar.

“Por eso, si estamos pensando en nube o multinube y somos una empresa mediana o pequeña en crecimiento, que no tiene su foco puesto en la tecnología, la mejor manera de abordar este paso es a través de la experiencia de un partner que pueda mediar entre el potencial de la nube y las necesidades organizacionales que tenemos”.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. Subrayan que en Argentina se aceleró el uso de Inteligencia Artificial en pandemia
  2. Marbec: "Hay una intención muy fuerte del empresariado PYME de invertir en tecnología"

Para conocer esas necesidades a las que se refiere Robledo, lo primero es un proceso de consultoría. Dicha consultoría tiene por función determinar los recursos que tiene la empresa (sistemas, aplicaciones, procesos que los involucran) y también las necesidades estratégicas de la empresa (¿está en un proceso de expansión regional? ¿necesita achicar costos? ¿quiere prescindir de la infraestructura legada? ¿cambió su modelo de negocios?).

Empresas como Agilitix tiene por función traducir esto último en las posibilidades que la nube puede dar, identificando además qué nubes pueden dar qué capacidades y de qué manera es mejor ejercer ese consumo.

“Se requiere entender el negocio para traducirlo a tecnología”, resume el experto de Agilitix. En medio de esta charla, es posible derribar algunos mitos, com o por ejemplo el que los entornos multinube sólo pueden ser asumidos por grandes corporaciones.

“Las nubes están justamente para que uses lo que mejor puede brindar cada una. Si tú eres una empresa que estás apostando fuertemente a la analítica de datos, probablemente lo primero que venga a tu mente es Google Cloud Platform. En cambio, si eres una empresa que está transaccionando muchísimo, con niveles de transacciones gigantescos que requieren un altísimo grado de disponibilidad, entonces lo primero que vendrá a tu mente es Oracle. Es de esta forma que te empiezas a mover, y son elementos de este tipo sobre los cuales tomas las decisiones de por dónde quieres empezar y por dónde evolucionas. Multinube es una posibilidad que se abre a empresas de todo tamaño, pero siempre empiezas por una”, grafica Robledo.

Para el especialista de Agilitix, los contextos multinube aportan tres grandes ventajas: la disponibilidad, la escalabilidad y la seguridad. Ante la dicotomía que enfrentan las empresa de dónde invertir (y es de suyo que cuando el área de Tecnología pide algo, el negocio también necesita pedir algo y, generalmente, los fondos terminan yendo hacia el negocio), la nube permite invertir en ambos, y la multinube permite que, incluso, esa inversión pueda ser optimizada, aprovechando las ventajas coyunturales de una u otra nube.

“Liberas tu inversión de capital para transformarla en pequeñas piezas de inversión que pueden ser subsidiadas por el crecimiento del negocio”, apunta Robledo.

Una cuestión de buenos resultados

Es verdad, a muchas empresas les resultó especialmente desafiante pasar algunos de sus procesos a la nube pública, pero ahora están felices con los resultados. Este mismo desafío (multiplicado) se les presenta a la hora de considerar arquitecturas dinámicas, fluidas y seguras de multinube. ¿Hay alguna forma correcta para abordar este nuevo mundo?

César Urrego, Head Cloud de TIVIT Latinoamérica, sostiene que algunos de los desafíos de este contexto multinube son:

_Administración
_Habilidades técnicas
_Migración
_Seguridad
_Automatización
_Conectividad
_Costos

En otras palabras, éstos son los tópicos con los que una empresa que quiera abordar una práctica de multinube debe lidiar. Desde luego no se trata de hacer malabarismos con todos estos ítems, sino de adquirirlos, administrarlos como si se tratara de un director de orquesta.

A pesar de los desafíos, comenta Urrego, “si una estrategia multinube se plantea de manera correcta puede traer grandes beneficios. Para llevar a cabo una correcta estrategia multinube debemos contar con personas y aliados estratégicos de renombre como TIVIT, que conozcan muy bien la organización, los procesos críticos del negocio y cómo a través de la tecnología lograr los objetivos propuestos”.

Dentro de los beneficios más significativos que podemos obtener en una estrategia multinube, se encuentran los siguientes:

_Disponibilidad
_Capacidad de innovación
_Optimización de las cargas de trabajo
_Independencia del proveedor
_Optimización de costos

Al consultarle sobre qué tipo de servicios o procesos podrían verse beneficiados por entornos multinube, el especialista de TIVIT responde: “Definitivamente todas las compañías en las diferentes industrias pueden obtener beneficios en múltiples servicios o procesos”. Entre los más comunes podemos encontrar:

Procesos:

_Gestión documental
_Pagos digitales
_Automatización
_Digitalización
_Validación de identidades

Servicios:

_Comercio electrónico
_Plataformas de pago
_Análisis de datos
_Marketing relacional
_Integración

“TIVIT, como socio estratégico, ha ayudado a muchas compañías en la Argentina y América Latina a optimizar sus costos e innovar a través de plataformas multinube en diferentes industrias y segmentos”, asegura Urrego. Algunos casos de éxito incluyen empresas locales como Cencosud, América TV, Casino y Decreditos, o de la región como Parque Arauco, Ecopetrol y Andina.

—¿Cuál es el rol que TIVIT puede asumir en materia de colaboración para ayudar a las empresas a abordar la multinube? ¿Cuál es el diferencial que TIVIT puede aportar?

Es fundamental que durante la estructuración de una estrategia de nube o multinube se hayan establecido de manera inicial, objetivos de negocio que puedan ser apalancados a través de la tecnología. Todas las compañías pequeñas, medianas o grandes tienen desafíos e inseguridades al momento de tomar la decisión de moverse a la nube o de incluir en su estrategia una nube adicional.

Es ahí donde TIVIT, con veinte años de experiencia, presencia en los diez principales países de América Latina y partnership con las principales nubes líderes en el mercado, asume un rol de acompañamiento consultivo desde etapas tempranas, asegurando un camino adecuado y estructurado hacia la nube a través de servicios profesionales y administrados.

—¿Cómo es el contrato? ¿Qué servicios administrados puede ofrecer TIVIT?

TIVIT, como punto de partida, ofrece a las compañías de toda América Latina la posibilidad de asumir su proceso de facturación de las diferentes nubes públicas, en caso de contar ya con un contrato de nube, en modalidad de broker otorgando beneficios tributarios al facturar en moneda local.
Adicional a esto y acompañando a nuestros clientes en su Cloud Journey, contamos con servicios administrados liderados por equipos con conocimiento especializado (profesionales certificados en las diferentes nubes) para administrar operaciones en las nubes públicas, privadas e híbridas. Dentro del portafolio de servicios administrados contamos con:

_Gobierno integrado de entornos híbridos
_Mejora continua en las diferentes capas (Infraestructura, Operación Financiera y Arquitectura)
_Administración integrada
_Rendimiento en el modelo ágil
_Herramientas especializadas y concepto de AiOPs
_Seguridad y compliance

“Como complemento, TIVIT también otorga acompañamiento a través de servicios profesionales, ayudando a nuestros clientes a alcanzar objetivos comerciales mediante la adopción de soluciones de nube híbrida mediante metodologías ágiles”, añade el especialista.

Fuente: IT Sitio

{divx}
{/divx}