Edición Nº: | | Dolar: 134,97/ 140,97

DETRÁS DEL ÉXITO, GERARDO SOFOVICH (PARTE 1)-SOMOS PYMES

Esta vez, Daniel Dátola decidió dedicarle una edición especial de dos capítulos a Gerardo Sofovich, uno de los mayores productores y conductores de la historia de la televisión argentina.

“Algún fracaso he tenido, pero logré un 95 por ciento de éxitos en una carrera de 53 años”, expresó la estrella invitada, como carta de presentación en ´Detrás del Éxito`.

“De alguna manera, yo tenía (esta carrera) en los genes. Mi viejo era periodista y un productor teatral importante. Él murió cuando yo estaba estudiando arquitectura y fue un golpe muy fuerte porque era muy joven. Para fin de ese año ya estaba haciendo televisión porque había que pagar la olla”, relató sobre sus comienzos en el rubro.

En el racconto del camino de su vida, Sofovich recordó: “Mi viejo era un bohemio porque tuvo muchas veces la oportunidad de hacer plata pero nunca le interesó”.

“Yo venía haciendo periodismo los sábados y domingos en gráfica y también estaba metido en la publicidad”, relató el conductor sobre sus comienzos en la tele, tiempos en los que hacía dos trabajos por día.

De manera nostálgica y también cómica, la celebridad de la TV se retrotrajo al momento en que la televisión se hacía completamente en vivo y un furcio podía arruinarte un sketch humorístico. “La primera grabación en tape la hice con Operación Ja Ja en 1964. No podíamos creer que lo estábamos grabando. Estaba bueno. Hoy, una filmación se ve cuadro por cuadro. Ya no hay riesgo”, aclaró.

Sofovich trabajó con Pepe Parada, el “Negro” Olmedo, María Rosa Fugazot, Carmen Morales, el cómico Charola y Carlitos Escaziota, en los comienzos del “humorismo” en TV. Para luego lanzar al estrellato a figuras como Juan Carlos Altavista (Minguito) y Javier Portales.

En el tren de la charla, el invitado confesó que “le encanta dibujar”, lo que lo llevó a trabajar con Landrú y demás gente del medio gráfico. Y también escribió libretos junto al comediante Juan Verdaguer, que le sirvió como plataforma de lanzamiento. En los 70 logró el despegue de Operación Ja Ja, Polémica en el Bar, La Peluquería de Fidel, La Noche del Domingo y demás éxitos.

Sobre las acusaciones sobre su supuesto mal carácter, Sofovich las calificó de “mito urbano. Yo soy exigente conmigo mismo en todo lo que hago. Siempre me rodeo de gente muy capaz, tanto en lo actoral como en el nivel técnico. Por eso siempre trato de exigirles porque sé que pueden dar más”, manifestó.

“Soy un tipo que cuando más me enojo, más en voz baja hablo”, remarcó al recordar una anécdota con el querido Rolo Puente. Y agregó: “Voy a cualquier canal y la gente que trabajó allí conmigo viene de otros estudios para darme un abrazo. Tengo camaradería con el personal”.

Al adentrarse en el análisis del medio, el entrevistado remarcó que “en la televisión de hoy sobra morbo. Si no les ofrecés eso no te dan bola. Todo tiene que ser peleas y todo el mundo se desespera por estar en televisión, que es imán y a veces maligno. Hay una falta total de intimidad y las chicas sufren el mal de quirofanitos, porque luego de operarse están mirándose en el espejo para que ver más se pueden operar”.

Sobre la pelea con Jorge Rial –quien supo ser un gran amigo-, Sofovich admitió: “No tengo la menor idea de lo que pasó. Yo lo felicité por la adopción de sus nenas y así nos hicimos amigos. Yo estaba obligado a pasar la Nochebuena en la casa de ellos. Un día… le agarró la loca y no sé. Tengo códigos”.

Y también se refirió a Luis Ventura, con quien mantiene una disputa judicial.

{blip}
{/blip}