Edición Nº: | | Dolar: 118,45/ 124,45

La inversión extranjera despegó un 77 por ciento en 2021

Los flujos globales de inversión extranjera directa (IED) mostraron un fuerte repunte durante el año pasado, al sumar un monto total de 1,65 billones de dólares.

Se trata de un avance de alrededor del 77 por ciento respecto a 2020, informó hoy la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Untacd).

En 2020, el flujo de inversión extranjera a nivel global fue de US$ 929 millones, en medio de la primera ola de la pandemia de coronavirus.

Los cálculos corresponden al último informe de la Unctad, en el que se precisó que "del aumento total de los flujos mundiales de IED en 2021, unos 777 mil millones de dólares se registraron en las economías desarrolladas".

En las economías en desarrollo, especialmente las menos desarrolladas, experimentaron "una recuperación más modesta".

En este sentido, los flujos de IED en las economías en desarrollo aumentaron un 30% a casi 870 mil millones de dólares, con una aceleración del crecimiento en Asia oriental y sudoriental, lo que implicó una recuperación a niveles cercanos a los anteriores a la pandemia en América Latina y el Caribe, y un repunte en Asia occidental.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. Argentina está en el Top 10 de los principales deudores entre emergentes
  2. La inversión privada en América Latina cayó más de 34% durante 2020

En cuanto a las perspectivas para la IED mundial en 2022, "son positivas, si bien es poco probable que se repita la tasa de crecimiento de rebote de 2021", subrayó el estudio.

Al respecto, consideraron que "la prolongada duración de la crisis sanitaria con sucesivas nuevas oleadas de la pandemia sigue siendo un importante riesgo a la baja de la inversión extranjera directa".

Asimismo, "el ritmo de las vacunas, especialmente en los países en desarrollo, así como como la velocidad de implementación del estímulo a la inversión en infraestructura, siguen siendo importantes factores de incertidumbre", agregaron.

En cuanto al desempeño regional, la IED en los Estados Unidos, la economía anfitriona más grande, aumentó en un 114% a 323 mil millones de dólares; sólo las fusiones y adquisiciones casi triplicaron su valor a 285 mil millones de dólares.

La IED en la Unión Europea aumentó un 8%, donde los flujos en las economías más grandes se mantuvieron muy por debajo de los niveles previos a la pandemia

China, por su parte, marcó un récord de 179 mil millones de dólares de ingresos, con un aumento del 20%, impulsado por una fuerte IED en servicios.

Brasil, la economía más grande de América Latina, vio la IED duplicarse a 58 mil millones de dólares desde un nivel bajo en 2020.

Esto significó que las entradas de capitales para la economía real se mantuvieron por debajo de la prepandemia.

El informe sostiene que la región Asean reanudó su papel como motor de crecimiento de la IED en Asia y en todo el mundo, con entradas de hasta un 35% mayor que el año previo.