Edición Nº: | | Dolar: 134,97/ 140,97

Las empresas nacionales repitieron números positivos en Wall Street

Las acciones argentinas que cotizan en Nueva York subieron por segunda jornada consecutiva en la rueda del jueves, pese a un contexto internacional de aversión al riesgo.

Luego de rebotar hasta 9,5% el miércoles, los ADRs escalaron hasta 4 por ciento, con Transportadora de Gas del Sur a la cabeza.

El podio lo completaron Loma Negra (4%) y Pampa Energía (3%). También resaltaron ganancias en todas las empresas del sector de bancos.

La plaza doméstica permanece cerrada por los feriados de Semana Santa y retomará las operaciones el próximo lunes.

El S&P Merval se contrajo 0,8 por ciento el miércoles, en el último día de esta semana corta, con un mercado digiriendo el preocupante dato de inflación que dio a conocer el INDEC.

La realidad en Nueva York

Wall Street cerró este jueves una semana más corta de lo habitual con retrocesos fruto de la preocupación por la inflación y por las consecuencias que la subida de los precios y la guerra en Ucrania pueden tener en los resultados de las grandes empresas estadounidenses.

La sesión de hoy, la última de la semana por el festivo del Viernes Santo, acabó con una ligera bajada del Dow Jones de Industriales y pérdidas más importantes para el selectivo S&P 500 y el índice compuesto del mercado Nasdaq.

En el cómputo semanal, el Dow Jones de Industriales retrocedió un 0,8%, encadenando tres semanas de descensos, mientras que el S&P 500 perdió un 2,1% y el Nasdaq un 2,6%.

Mientras, al otro lado del Atlántico, los grandes mercados europeos han visto tendencias diversas, con descensos en Fráncfort y Londres del 0,84% y 0,69%, respectivamente, y subas en Madrid (1,08%), París (0,63%) y Milán (0,17%).

NOTAS RELACIONADAS:

  1. El dólar ahorro superó al blue por primera vez en 10 meses
  2. La Bolsa cerró la semana con un repunte menor a 1%

En Estados Unidos, el debate económico lo sigue marcando la escalada de los precios, después de que la tasa de inflación se situase en marzo en el 8,5%, el dato más elevado desde 1981, impulsada sobre todo por el encarecimiento de la energía, los alimentos y la vivienda.

Las cifras, publicadas el martes, superaron incluso las expectativas de unos analistas que ya vaticinaban un incremento muy importante en los precios.

Según los últimos datos, los consumidores estadounidenses están gastando cada vez más en productos básicos como gasolina y comida, lo que a priori puede recortar las ventas de otros sectores, a pesar de que muchas familias acumulan importantes ahorros tras la pandemia.

Esta semana, Wall Street comenzó a recibir los resultados empresariales del primer trimestre, que se esperan con ansiedad para ver cómo la inflación y las turbulencias generadas por la guerra en Ucrania están afectando a las grandes compañías.

Por lo pronto, se han conocido principalmente las cuentas del sector bancario y el impacto del conflicto se ha hecho evidente: cinco de los mayores bancos estadounidenses han reportado ganancias más bajas que hace un año, con retrocesos de hasta el 46%.

Varias de estas entidades -incluido JP Morgan Chase, el mayor banco del país- se han visto forzadas a incrementar sus reservas contra pérdidas crediticias ante la sacudida que la guerra ha provocado en los mercados, aunque algunas de ellas -sobre todo las más centradas en la inversión- se han beneficiado de las turbulencias para hacer dinero en bolsa.

Coyuntura complicada

El mercado, además, sigue tratando de adaptarse al giro en la política monetaria adelantado por la Reserva Federal (Fed), que tras dos años de medidas de estímulo para hacer frente a la pandemia prepara ahora varias subidas de los tipos de interés para hacer frente a la inflación.

"Los inversores están tratando de ver si la Fed está en el camino adecuado. ¿Pueden aterrizar perfectamente en lo referente a reducir la inflación sin hacer que caiga la economía?", explicó a The Wall Street Journal David Donabedian, jefe de inversión de CIBC Private Wealth.

En el conjunto de la semana destacaron las ganancias del sector energético, beneficiado por las subidas del precio del petróleo, y de las empresas de materias primas, mientras que ámbitos como el tecnológico o el de las comunicaciones registraron claros retrocesos.

En el plano empresarial, la gran historia de la semana llegó este jueves con la multimillonaria oferta lanzada por Elon Musk, el consejero delegado de Tesla, para hacerse con Twitter.

Musk, que es la persona más rica del mundo según Forbes, ha ofrecido 43.000 millones de dólares para hacerse con la totalidad de la red social y ha amenazado con vender todas las acciones que tiene actualmente si su propuesta no es aceptada.

Tras conocerse la noticia y después de que algunos importantes accionistas de la empresa anunciasen su rechazo a la adquisición y el propio Musk dijese que no está seguro de que pueda salir adelante, las acciones de Twitter cerraron con un retroceso del 1,8%.

La situación del crudo

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) subió este jueves un 2,6% y alcanzó los 106,95 dólares el barril ante la posibilidad de un veto europeo a los hidrocarburos rusos.

Según datos al final de las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en mayo sumaron 2,70 dólares con respecto al cierre anterior.

Los contratos de gas natural, por su parte, se dispararon un 4,3%, o 30 centavos, hasta los 7,30 dólares por cada mil pies cúbicos tras elevarse con fuerza en la víspera.

El petróleo de referencia en EE.UU. comenzó la jornada a la baja, pero se encareció de cara al fin de semana largo por el festivo de Viernes Santo, en el que la vista seguirá puesta en la guerra de Ucrania.

La tendencia cambió por las noticias acerca del debate en el seno de la Unión Europea sobre un posible embargo a los suministros de petróleo y gas rusos, como parte de las sanciones a Moscú por su en Ucrania.

Según "The New York Times", los funcionarios europeos estarían redactando un borrador sobre el veto a los productos energéticos rusos, que ha encontrado oposición por parte algunos países altamente dependientes.,

El presidente ruso Vladímir Putin, advirtió hoy del alto coste que tendría para el mundo prescindir de los hidrocarburos rusos, mientras que el mandatario ucraniano, Volodímir Zelenski, instó a la UE a actuar.

Por otra parte, los contratos de gasolina con vencimiento en mayo subieron 9 centavos, hasta 3,38 dólares el galón.

El cierre de Brasil

La bolsa de Sao Paulo perdió este jueves un 0,51% y su índice Ibovespa, referencia del parqué, se situó en los 116.181 puntos, según datos preliminares, en una jornada marcada por la cautela en la víspera del festivo de Viernes Santo.

A diferencia de las bolsas europeas, el parqué brasileño cerró en rojo lastrado por sus principales buques insignia: la petrolera estatal Petrobras y la minera Vale.

Las acciones preferenciales de Petrobras bajaron un 1,32 % y fueron las más negociadas, en una sesión en la que fue escogido el nuevo presidente de la petrolera, el químico industrial José Mauro Ferreira Coelho.

Coelho, que entre 2020 y 2021 se desempeñó como secretario de Petróleo y Gas del Ministerio de Minas y Energía del Gobierno del presidente Jair Bolsonaro, había sido elegido por los accionistas de la empresa como miembro del Consejo de Administración de Petrobras, órgano que este jueves lo escogió como presidente de la compañía.

Además de Petrobras, entre las acciones más buscadas por los inversores también se situaron las ordinarias de la minera Vale, una de las mayores exportadoras de hierro del mundo, que hoy bajaron un 1,82%

Las pérdidas, sin embargo, estuvieron encabezadas por los títulos ordinarios de YDUQS, holding brasileño que cotiza en bolsa en el sector de la educación, que se depreciaron un 7,31%.

En el terreno de las ganancias, por su parte, despuntaron los papeles ordinarios del grupo médico Fleury, que escalaron un 2,79%.

Durante la jornada se negociaron 25.448 millones de reales (unos 5.425 millones de dólares), producto de 3.298.978 transacciones financiera.

En el mercado de cambio, el dólar se apreció 0,14% frente al real y era negociado a 4,694 reales para la compra y 4,695 reales para la venta en el tipo de cambio comercial.