Edición Nº: | | Dolar: 126,85/ 132,85

La economía china sigue sufriendo los rebrotes de Covid

El consumo y la producción industrial del gigante asiático continúa afectada por las sucesivas medidas de confinamientos en ciudades como Beijing y Shanghai, en el marco de una estricta política “cero-covid” del Gobierno de Xi Jinping.

En mayo, las ventas minoristas cayeron 6,7 por ciento anual, marcando el tercer mes consecutivo de contracción.

Mientras que la producción industrial -tras un descenso de 2,9% en abril- subió un 0,7%, al igual que el desempleo que bajó a 5,9%.

Los datos publicados por la Oficina Nacional de Estadísticas del país asiático reflejan el relajamiento de las medidas sanitarias en metrópolis como Shanghai, ciudad que estuvo en cuarentena estricta por casi dos meses.

El panorama de las fábricas

En ese sentido, algunas fábricas volvieron a retomar la producción, pero la continuidad de los controles provocó que el consumo local siga afectado.

Por ejemplo, la recuperación en el sector industrial, en particular, se vio impulsada por el sector automotriz a partir de la reapertura de plantas en localidades como la propia Shanghai y Jilin, aunque las ventas de autos continúan cayendo y acumulan una caída de 10% en lo que va del año.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. Argentina es el país con más proyectos de litio en curso
  2. La inversión extranjera directa global llegó a niveles prepandemia

Del mismo modo, la producción de aluminio alcanzó un récord histórico, otro signo del rebote en la industria.

En contraste, la caída del consumo, además de las ventas, se reflejó en el sector inmobiliario con las ventas de propiedades mermando un 41,7% anual, y la inversión un 7,8%.

Del mismo modo, los servicios también se situaron a la baja con un retroceso en los ingresos de los restaurantes de 21,1% interanual.

La segunda economía mundial

La fuerte desaceleración de China hace que la meta gubernamental que apunta a lograr un crecimiento del Producto de 5,5% esté cada vez más lejos, e incluso, por primera vez desde 1976, podría expandirse menos que Estados Unidos.

Se trataría de la primera vez en ocho años que no se cumplen las metas oficiales.

En promedio, los analistas prevén un crecimiento del 4,5%, pero incluso, algunos economistas consultados por la agencia Bloomberg arriesgan un avance de sólo el 2%.

En ese sentido, recientemente bancos de Wall Street como UBS y JP Morgan redujeron sus previsiones a 3,7% y 3%, respectivamente, mientras que el Fondo Monetario Internacional (FMI), en su última proyección de abril, la modificó de 4,8% a 4,4%.

No obstante, otros economistas se muestran más optimistas y afirman que ya pasó lo peor en el país asiático, de la mano de nuevos paquetes de asistencia gubernamentales.

Estímulos oficiales

Hasta el momento los estímulos de Beijing se dirigieron sobre todo a las empresas, con exenciones impositivas y créditos para impulsar, por ejemplo, los proyectos de infraestructura.

Por otro lado, el Banco Central de China se abstuvo de realizar grandes reducciones en sus tasas para impulsar la economía, para evitar mayores divergencias con países como Estados Unidos cuya Reserva Federal está en proceso de incrementarlas.

“Es todavía una recuperación incompleta y con baches pero ya hemos visto lo peor”, comentó a Bloomberg Robin Xing, de Morgan Stanley.

Fu Linghui, vocero de la Oficina de Estadística, aseguró que la economía seguirá mejorando en junio y se alcanzaría un crecimiento “razonable” en el segundo trimestre si se controlan los brotes de Coronavirus.

Sin embargo, el ente gubernamental reflejó que “el contexto internacional es complicado y sombrío, y la economía doméstica aun enfrenta dificultades y desafíos para la recuperación”.