Edición Nº: | | Dolar: 134,97/ 140,97

Confirman un aumento del pesimismo entre los empresarios PYME

Entre octubre de 2021 y abril-mayo de 2022, la confianza de los protagonistas del sector disminuyó un 14 por ciento, y la componente “confianza país” cayó 25 por ciento.

Se trata de una cifra muy superior a la caída en la confianza en la propia empresa (-10%), quedando al nivel de principios de 2019.

Así lo mostró el último informe de la Fundación Observatorio PYME centrado en las perspectivas de los industriales sobre su situación económica de cara al resto del año.

Al tiempo buena cara

Después de haber tocado un máximo en el último trimestre de 2021, la confianza de los empresarios industriales PYMES (medida por el ICEPyME de FOP) registró una disminución del 14% en la medición de abril-mayo 2022 con respecto a la medición de octubre 2021.

La caída más significativa de la confianza se registró en la componente del ICEPyME denominada “País” (-25%), muy superior a la caída de la confianza en la componente “propia empresa” (-10%).

La caída de la confianza de las PYMES industriales se correlaciona con la caída de la demanda esperada, medida esta última por la componente “cartera de pedidos” (del indicador PMIPyME de FOP) que sufrió una disminución hacia el mes de mayo del 22% con respecto a la medición de octubre 2021.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. Mejoran las perspectivas de las exportaciones industriales
  2. Casi un 60% de las PYMES industriales sufren por las trabas cambiarias

"Con respecto a la situación prepandemia (4to trimestre 2019) se confirma el atraso del tipo de cambio oficial con respecto a los precios industriales PYME y muy significativamente con respecto a los costos de los principales insumos que utilizan estas empresas", ilustró el estudio sectorial.

"Esta particular configuración de la evolución de los precios relativos del segmento PYME determina una evolución negativa tanto de la rentabilidad interna como de la competitividad internacional de estas empresas", puntualizó el trabajo privado.

Lo que depara el futuro

Según los investigadores de FOP, "no se vislumbra una solución en el segundo semestre para el deterioro de la rentabilidad interna, que hasta el último trimestre de 2021 venía medianamente sostenida por la reactivación postpandemia y una tasa de interés real muy negativa".

Las perspectivas para el segundo semestre se vislumbran más negativas para las empresas de menos de 50 ocupados de los sectores de alimentos y bebidas, la metalmecánica y los muebles y productos de madera.

Las proyecciones son un poco más alentadoras para las empresas medianas (entre 50 y 249 ocupados) de los sectores textiles, confecciones y calzado y de productos químicos.

"En un contexto inflacionario, con caída de ventas y dificultad para atender una (menor) demanda, es esperable observar un aumento de stocks de materias primas e insumos (para resguardarse de la inflación algunos productores, por la menor actividad otros, y un tercer grupo por ambas razones) y proveedores que intentan acortar los plazos de entrega para hacerse de liquidez", resaltó FOP.

Descargar adjuntos: