Edición Nº: | | Dolar: 134,97/ 140,97

Japoneses accederán a un salario mínimo récord

El Gobierno del país asiático establecerá un aumento en el sueldo mínimo, el mayor de la historia, con el objetivo de mitigar el alza del costo de vida por la inflación en los hogares de menores ingresos.

Un panel de consejeros en el Ministerio de Trabajo japonés propuso un incremento del salario mínimo horario del 3,3%, llevándolo de los 930 yenes actuales (US$ 7,07 la hora) a 961 yenes (US$ 7,34).

De concretarse, el aumento será el mayor –tanto en cantidad como en porcentaje- desde que el Gobierno japonés comenzó a utilizar al salario horario como punto de referencia en 2002.

La estrategia del gobierno

Con estas medidas, el recientemente elegido primer ministro, Fumio Kishida (foto), busca impulsar el crecimiento y lograr una mejor distribución de la riqueza.

“Subir el salario mínimo es importante en términos de invertir en la gente. Espero que se lo incremente en un ritmo que sea apropiado para la era del nuevo capitalismo”, resaltó el mandatario al respecto.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. Metalúrgicos acordaron actualización salarial del 65% anual
  2. Las PYMES sufren por la suba de costos en dólares

Más tarde, el viceportavoz del Gobierno nipón, Seiji Kihara, confirmó la puesta en marcha de la iniciativa.

La inflación en junio pasado en Japón alcanzó el 2,2% anual, por encima de la meta del banco central de 2% e impulsada por los precios de los alimentos procesados y de la energía.

Control de daños

Con un yen que llegó a mínimos de 24 años contra el dólar –y por tanto, incrementando el costo de las importaciones de energía y alimentos- la entidad monetaria japonesa comenzó a ser cuestionada.

Aún así, evitó realizar subas de tasas de interés como efectuaron la Reserva Federal estadounidense (FED) o el Banco Central Europeo (BCE), estimando que la inflación retornará por debajo del 2% durante el año próximo.

Kishida, en tanto, prometió lanzar medidas para limitar los aumentos de precios a las empresas y consumidores, incluyendo, por ejemplo, mantener los subsidios a la nafta que, según los cálculos gubernamentales, restan 0,5 puntos al dato inflacionario.

No obstante, los salarios reales aún corren por detrás del índice de precios: en mayo cayeron 1,8% respecto de un año atrás.

Fuente: Bloomberg