Edición Nº: | | Dolar: 134,97/ 140,97

La firma tecnológica que mejora la experiencia laboral

Agustín Perelman y Brian Klahr lideran Cuponstar, una plataforma tecnológica que cambió el modelo de negocios de las cuponeras y encontró un nicho de negocio, haciendo que los colaboradores de las empresas puedan disfrutar de un ambiente de trabajo más saludable que el habitual.

En 2010, cuando tenían 22 años, lanzaron un sitio que ofrecía descuentos y ofertas en productos y servicios para particulares.

Luego de una serie de pruebas y errores, aprovecharon el cambio de paradigma de la sociedad en favor de la transformación digital para centrar la propuesta en el modelo Business to Customer (B2C) a través de la tecnología Progressive Web App (PWA).

El click digital

Con la aparición de los smartphones y el 4G, la adopción del servicio se aceleró y se convirtió en un éxito que parecía imposible una década antes.

De esta manera, la plataforma que ofrece beneficios corporativos para empleados y clientes de empresas se consolidó en el mercado local y regional.

Este año estrenó una propuesta innovadora: la posibilidad de que los trabajadores de las firmas privadas completen un Prode digital con pronósticos sobre lo que va a pasar durante el Mundial de la FIFA en Catar, con la finalidad de divertirse teniendo la posibilidad de acceder a más premios.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. La startup que utiliza la tecnología y el gaming para detectar talento
  2. La empresa digital que hace más divertida la experiencia de trabajar

Cuponstar está presente en Argentina, Uruguay, Chile, Perú y México, con miras a expandirse en Colombia y eventualmente Estados Unidos.

En una entrevista con Gonzalo Otálora, Agustín Perelman, cofundador de Cuponstar, nos contó la historia de la plataforma, las experiencias de vida y lo que viene a futuro.

"Le damos a las empresas un programa de beneficios para sus empleados, socios, clientes y afiliados, para ayudarlos a mejorar su calidad de vida", expresó el creador de la startup.

"Queremos que la compañía tenga gente con hábitos más saludables para que le vaya un poquito mejor", resaltó.

Aprendizaje y profesionalismo

"Cuando empezamos en este negocio -hace diez años-, pensamos que nos la sabíamos toda. Nos dimos cuenta de que los comercios no nos iban a pagar por llevarle más gente a sus locales. Seguimos insistiendo porque sabíamos que estábamos haciendo las cosas bien", admitió el joven experto.

"El modelo de negocios no era rentable hasta que las empresas nos pidieron que les armáramos un Cuponstar personalizado", recordó.

"El producto estaba bueno pero no teníamos la meta comercial clara. Por eso es clave escuchar a los clientes y a los partners. Fue así como encontramos el modelo que nos permitió ser rentables", advirtió Perelman (derecha).

"Empezamos aplicando el producto en una universidad, pero luego pasamos a empresas e incluso clubes de fútbol. Carrefour Argentina fue la primera compañía en darse cuenta de que el modelo de negocios era por ahí", precisó, acerca del trayecto de la compañía.

Y reflexionó: "No podíamos creer que una empresa con 17 mil empleados había confiado en nosotros para crear algo que le diera cuidado a la gente".

Camino recorrido

Cuponstar es una plataforma digital que entrega beneficios a los colaboradores de las firmas privadas como descuentos en supermercados, carga de combustible, comidas en restaurantes y salidas al cine o al teatro.

Asimismo, trabaja con el 'wellness' de las personas mediante clases de yoga en vivo, talleres de nutrición y demás iniciativas que van más allá de lo comercial.

"A través de estas experiencias aprendimos que hay que darle para adelante y decir que sí pese a no tener tan claras las cosas", subrayó el emprendedor.

"Es complicado que las cosas sean perfectas, pero si no las hacemos, no va a pasar nada. A los dos años de empezar no dimos cuentas de que era el camino", manifestó en ese sentido.

"Una vez terminamos armando un equipo de acción con Apple para que no nos dieran de baja la aplicación que ya usaban todos nuestros clientes en sus iPhones", resaltó a modo de anédocta.

"Llegamos a ese objetivo luego de contactar durante dos días a unos cien individuos por todos los canales válidos, hasta que encontramos a la persona correcta para solucionar el problema. Por eso se tiene que insistir para obtener el objetivo", exclamó Perelman.

Y destacó: "Eso nos permitió recorrer el camino para llegar a donde estamos hoy y tener un desarrollo mucho más escalable que antes no poseíamos".

"En el principio de la pandemia perdimos el 35 por ciento de los clientes y el revenue. La pasamos muy mal. Pero con el proceso de aceleración digital en las empresas nos dimos cuenta de que no era necesario el modelo físico", celebró el emprendedor.

"Fue así que empezamos a pensar en proyectarnos de manera remota a toda la región, en mercados como Uruguay, Chile, Perú y México. Tenemos el know-how para hacerlo y exportar el producto a nuevos lugares junto a nuestros 1.500 partners en Argentina, de los cuales un 80 por ciento son PYMES", concluyó.

Redacción: Mauro Torres

{divx}
{/divx}