Edición Nº: | | Dolar: 167,81 176,81

China también redujo la tasa de interés

El Banco Popular de China recortó las tasas de interés con el objetivo de revertir la desaceleración económica que atraviesa el país en los últimos meses e impedir un recrudecimiento de la crisis en el sector inmobiliario.

Tras haber reducido la tasa de los préstamos de póliza hace una semana, el banco central dispuso reducir la tasa de interés preferencial para préstamos a un año –referencia para los créditos a las empresas y en general- de 3,7% a 3,65%.

Medida de contingencia

La entidad monetaria disminuyó la tasa para los préstamos a cinco años –usada para definir las hipotecas- de 4,45% a 4,3%, la segunda vez que lo hace desde mayo, y pidió a los bancos locales acelerar la entrega de créditos a pequeñas y micro empresas, y proyectos científicos y tecnológicos.

“Tenemos que consolidar las bases para la recuperación económica y el desarrollo con urgencia”, indicó el comunicado oficial.

En un panorama recrudecido por las restricciones dispuestas para frenar el coronavirus, una ola de calor que provoca paralizaciones en su industria por los cortes de energía y las consecuencias de la guerra entre Rusia y Ucrania, la segunda economía del mundo atraviesa un año donde su crecimiento se encuentra muy por debajo del estimado originalmente con una crisis de confianza y de demanda entre los consumidores y las empresas.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. La inflación de Estados Unidos bajó a 8,5% en junio
  2. La Fed subió la tasa de interés y volverá a hacerlo en septiembre

Tanto la banca Goldman Sachs como Nomura redujeron la semana pasada sus previsiones de crecimiento de este año del Producto Bruto Interno (PBI) chino de 3,3% a 3% y 2,8%, respectivamente, mientras que, en junio, el Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo su proyección de 4,4% a 3,3%.

De esta forma, todas las estimaciones se encuentran lejos del 5,5% que el Gobierno de Xi Jinping fijó como meta al comenzar el año, y que los funcionarios admitieron el mes pasado que podría no cumplir.

Según los analistas, la baja en las tasas podría ser insuficiente para rescatar al sector inmobiliario, área que representa entre el 20% y el 30% del Producto Bruto Interno (PBI) chino pero que entró en una fuerte crisis desde la pandemia.

El camino elegido

El recorte en las tasas se suma a un programa especial de préstamos por US$ 29.300 millones dirigido hacia los desarrolladores de propiedades y anunciado el último viernes, la mayor asistencia monetaria hacia el sector desde que comenzó la crisis.

Al estar atado a la tasa a cinco años, el recorte de hoy “obviamente reducirá la carga sobre los prestatarios”, dijo la economista del banco ING, Iris Pang.

“Las últimas decisiones son claramente más agresivas que las anteriores. Las autoridades saben que las complicaciones en el sector de propiedades conllevan un alto riesgo macroeconómico”, afirmó, por su parte, el economista Zhang Zhiwei de Pinpoint Asset Management.

El “crack” de la industria inmobiliaria, ilustrado por la crisis que atravesó el año pasado la firma Evergrande, genera temor por sus efectos colaterales en la economía.

Frente a protestas por parte de los compradores que, en las últimas semanas, atravesaron 100 ciudades y que derivaron en un boicot en los pagos de las hipotecas, el gobierno chino busca acelerar el crédito para que los desarrolladores –con problemas de liquidez- completen sus proyectos sin finalizar.

Fuente: AFP y Bloomberg