Edición Nº: | | Dolar: 144,24 152,24

Rusia y China se unen a Irán para enfrentar a Occidente

Ambas potencias se presentaron como una alternativa al mundo liderado por Estados Unidos con el ingreso de Irán en la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS).

Asimismo, se invitó durante la cumbre a otros países asiáticos a construir un orden multipolar más justo.

Alineamiento estratégico

"La OCS es hoy la mayor organización regional del mundo. En sus países miembros vive más de la mitad de la población del planeta y aporta un cuarto del producto interior bruto mundial", dijo Vladímir Putin, el presidente ruso, durante su intervención en la cumbre celebrada en la histórica ciudad uzbeka de Samarcanda, parada y posta de la ruta de la seda.

La conocida como "OTAN Oriental", que ya aceptó hace cinco años en su seno a la India y Pakistán, contó con la presencia de representantes de una veintena de países, algunos de ellos enfrentados a Occidente, como las autoritarias Birmania y Bielorrusia.

Como testigo de cargo asistió el líder turco, Recep Tayyip Erdogan, cuyo país es miembro de la OTAN, pero que se mostró dispuesto a cooperar con esa organización al acusar a Occidente de crear nuevos muros divisorios en el mundo.

Defensa contra sanciones e injerencia occidental

En su declaración final, la OCS abogó por ampliar la cooperación en defensa y seguridad, especialmente ante la amenaza del terrorismo, algo que preocupa especialmente a China, que prometió adiestrar a dos mil especialistas en actividades antiterroristas.

De hecho, el líder chino, Xi Jinping, abogó por ayudar a Afganistán a crear un Gobierno "inclusivo" para eliminar "el caldo de cultivo" del terrorismo, supuesto detonante de la violenta revuelta que sacudió a uno de sus miembros, Kazajistán, en enero pasado.

En el plano militar, tropas chinas participaron recientemente con el Ejército ruso en las maniobras militares Vostok-2022, juegos de guerra celebrados en medio del contencioso con EE.UU. por Taiwán.

El documento criticó el despliegue unilateral de escudos antimisiles, ya que la OCS no va dirigida contra nadie y su principal objetivo es la seguridad y estabilidad en la región eurasiática.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. El PBI de Brasil creció cerca de un 4% en julio
  2. EE.UU. y demás países perdonan los pagos de deuda a Ucrania

Sus miembros se pronunciaron contra la injerencia en los asuntos internos de un país "con la excusa de la lucha contra el terrorismo y el extremismo" y defendieron el derecho de cada país a elegir libremente su sistema político y económico.

Además, denunciaron que las sanciones económicas unilaterales al margen del Consejo de la Seguridad de la ONU van en contra del derecho internacional y tienen un impacto negativo en las relaciones económicas en el mundo.

La organización defiende "un mundo multipolar más representativo, democrático y justo" con el argumento de que en los últimos años ha tenido lugar una "degradación" de los asuntos mundiales, lo que provoca nuevas crisis y conflictos.

"Es cada vez más claro el creciente papel de nuevos centros de poder que cooperan entre ellos no sobre la base de ciertas reglas impuestas desde el exterior. En la política y la economía mundiales tienen lugar transformaciones fundamentales y tienen un carácter irreversible", dijo Putin.

Arreglo pacífico de conflictos: ¿También Ucrania?

La OCS abogó hoy por el arreglo político y diplomático de los conflictos, sin mencionar la actual "campaña militar especial" rusa en Ucrania.

"Los países miembros parten de que no hay alternativa al arreglo político-diplomático de los conflictos en diferentes regiones del mundo sobre la base del estricto cumplimiento de las normas y principios del derecho internacional universalmente aceptados", señala.

Desde el inicio de la campaña militar rusa en Ucrania en febrero pasado, Moscú ha instado a Kiev a aceptar sus condiciones en la mesa de negociaciones, que van desde renunciar al ingreso en la OTAN a la completa desmilitarización.

"Sé que ahora no es momento para guerras", dijo Narendra Modi, primer ministro indio, al reunirse con el presidente ruso.

En respuesta, Putin prometió que Moscú hará "todo lo posible para que termine cuanto antes" la campaña, pero agregó que "desafortunadamente, la otra parte, los dirigentes de Ucrania, expresaron su rechazo al proceso de negociación, porque quieren conseguir sus objetivos por la vía militar".

Aunque han criticado la expansión de la OTAN, ningún aliado del Kremlin ha apoyado su intervención militar, con la excepción de Bielorrusia, en gran medida por miedo a las sanciones.

Erdogan, que recibió el turno de palabra al final de la cumbre, expresó su confianza en que su mediación junto a la ONU logre detener los combates en Ucrania.

Ingreso de Irán con Bielorrusia a la espera

Irán, cuyo presidente, Ebrahim Raisí, intervino en la cumbre, consumó su ingreso como miembro de pleno derecho, aunque no se sentará en la misma mesa con los otros ocho miembros hasta 2023.

Putin se mostró convencido de que la adhesión de la república islámica tendrá un efecto positivo en el funcionamiento y fortalecimiento del rol de la organización en el mundo.

Mientras, Raisí aseguró que la OCS, que describió como una "familia de civilizaciones", "debe adoptar nuevas soluciones para hacer frente al unilateralismo y las opresivas sanciones" y llamó a cooperar en seguridad para evitar "agrias" intervenciones de "potencias extranjeras", como en Afganistán.

"Estados Unidos no solo no aprendió de su fracaso en Afganistán, sino que continúa expandiendo la inseguridad en otras regiones de Asia", denunció.

La OCS consideró "importante" el cumplimiento del acuerdo sobre el programa nuclear iraní abandonado por EEUU en 2018, cuando las negociaciones para su restablecimiento entre Teherán y la Unión Europea parecen estancadas, y llamó a todas las partes a cumplir sus obligaciones.

Además, el bielorruso Alexandr Lukashenko, pidió el ingreso de su país, aunque es un país exclusivamente europeo, solicitud apoyada por Putin, que calificó a Minsk de "socio más cercano de Rusia".

También fueron aceptados como socios de diálogo Baréin, Kuwait, Maldivas, Emiratos Árabes Unidos y la también autoritaria Birmania, cuyo líder de la Junta Militar, Min Aung Hlaing, visitó la pasada semana Rusia, mientras Egipto, Arabia Saudí y Catar firmaron con ese fin el correspondiente memorándum.

Fuente: EFE