Edición Nº: | | Dolar: 238,68 248,68

El emprendedor que inventó una nueva manera de comer los panchos

Jonathan Atilio Cacciapuoti tuvo el clásico momento en el que se prende la lamparita. Le sucedió a la salida de un boliche.

Unos años después, este emprendedor de 30 años logró hacer realidad su visión. Junto a dos socios, Agustín y Jerónimo Gerding, puso en marcha Choolf.

Se trata de una propuesta novedosa para los fanáticos de la comida rápida y al paso: el pancho doble.

En una entrevista con SOMOS PYMES, Cacciapuoti contó su historia de vida y cómo perseveró para sacar adelante el proyecto.

La idea del pancho doble

“Salí de un boliche en Costa Salguero y le quería poner dos salchichas al pancho para no comer tanta miga. El hombre del puesto mucho no me entendió porque eran las siete de la mañana pero la idea me había quedado rondando en la cabeza durante mucho tiempo y lo fui a registrar”, recordó el protagonista.

“Pensé en el nombre Choolf, que no tiene ningún significado pero sí las 'o' del medio que representan a las dos salchichas. Recorté varias letras de revistas, la mezclé y me quedó esa palabra”.

Todo comenzó como un proyecto pequeño que contaba con apoyo de amigos y familiares. Hoy es un negocio que crece, con sede central en Villa Adelina, San Isidro.

Los primeros productos que ofrecieron fueron panes dobles con salchichas, papas pai y algunas salsas para acompañar.

En 2018 consiguió el tercer puesto de BA Joven “Potenciate”, un programa del Gobierno de la Ciudad que acompaña a los jóvenes para que puedan transformar su sueño en su propio emprendimiento.

Así logró financiamiento por 100 mil pesos para llevara la idea del emprendimiento a la práctica.

Actualmente, “Choolf Pancho Doble” vende sus productos vía WhatsApp o Instagram a compradores particulares.

Además, varios locales gastronómicos bonaerenses le compran para revender.

Los comienzos

“Me inscribí en un concurso de crédito de honor para emprendedores del Gobierno de la Ciudad (“Potenciate”)", relató Jonathan.

"Lo gané pero como no me alcanzaba la plata para diseñar los moldes de pancho doble, compré moldes para pizzas. Ahí empecé a elaborar con maza con maza”, ilustró.

NOTAS RELACIONADAS:

  1. Abrir el paraguas: la historia de la diseñadora de Ituzaingó que llegó a Miami con indumentaria para la lluvia
  2. Lecciones de liderazgo de parte de una pionera

Y remarcó: “Empecé a fondo con el proyecto cinco años después cuando encontré un matricero para hacer los moldes de pancho doble y empezamos a fabricarlos”.

“Ya con la fabricación del pancho doble empecé a venderle a pancherías, algunas canchas de fútbol, y a empresas de eventos, pero todo muy chico. Yo no vivía de eso, por lo tanto, seguía vendiendo pizzas y hasta trabajé en una peluquería”, rememora el emprendedor.

La idea del pan abierto o canaleta

El camino recorrido lo llevó a diferentes lugares, entre ellos, el festival de música más reconocido en todo el mundo.

“Uno de nuestros clientes me contactó para que trabaje como vendedor de panchos comunes en Lollapalooza", explicó Cacciapuoti.

"En ese evento se habían vendido alrededor de 30 mil panchos y había 5 personas contratadas solo para cortar panes", precisó el creador de Choolf ante la consulta de SOMOS PYMES.



"Era todo un caos: habían accidentes por cortar tantos panes, no se sabía que panes estaban cortados. Pensé que tenía que llegar un camión con los panes ya cortados. Ahí surgió la idea de fabricar un pan abierto o con canaleta, y también lo fui a registrar", remarcó.

Expansión del negocio

“En ese momento me asocié con Agustín y Jerónimo Gerding. Invertimos más o menos 15 mil dólares entre los tres, para levantar la fábrica en Villa Adelina", subrayó el emprendedor.

"Nos hicieron una nota para una cuenta de Instagram y se empezó a viralizar. Fue una ‘explosión’ nos escribieron de todos los países de Sudamérica y hasta de Australia y Turquía”, graficó.

Y aclaró: “Solo teníamos 4 meses de trabajo, luego de esa nota en redes sociales, empezamos a recibir pedidos de todo el país".

Actualmente "tenemos 8 clientes distribuidores que son muy grandes. No somos millonarios, pero podemos pagarle a 4 empleados y los tres vivimos de esto. Estamos muy contentos”, concluyó Jonathan.

Producción: Rodrigo Porto
Redacción: Mauro Torres