Edición Nº: | | Dolar: 145,01 153,01

DETRÁS DEL ÉXITO, JIMENA MONTEVERDE-SOMOS PYMES

En esta edición, Daniel Dátola recibió a su amiga, la famosa cocinera Jimena Monteverde, y juntos repasaron los tiempos en los que la comida era más simple y casera, la clave del éxito según la invitada.

“Soy de organizar comidas en mi casa e invitar a amigos. Pero tengo un problema al vivir tan lejos: a mi casa no llega el delivery. Por eso tengo que ponerme a amasar a las 8 de la noche, para darle de comer a los monos que viven conmigo”, comentó Jimena sobre las visitas que recibe en General Rodríguez, destino del hogar familiar.

“Arreglarme con lo que hay es un poco mi estilo y es, en realidad, lo que fui sembrando en la tele. No hay que desesperar cuando en la alacena hay dos latas y tres huevos. Algo se puede hacer. Esa es la idea mis libros”, resaltó sobre su forma de vivir.

Y añadió: “A veces, una cocina más rápido que lo que tarda el delivery, y es mejor porque se come más sano”.

En otra edición de DDE, la entrevistada confesó: “Cocinar es algo que fui mamando desde chica. Yo siempre viví en el campo y no quedaba otra que cocinar. Mi abuela era una tana que llegó al país a los 20 años y no había otra manera de comer fideos que no fuera amasando. Siempre los olores de la cocina me atrapaban”.

“Como siempre fui la mayor de mis cuatro hermanos, mi tarea siempre fue darle una mano a mi vieja que trabajaba mucho. Esas cosas me quedaron en el inconsciente”, admitió.

Para Jimena, “el olor a comida en el hogar es algo que se fue perdiendo, porque van cambiando los tiempos de las mujeres, en algunos casos para peor y otros para mejor. Antes se comía casera y no súper elaborada, como pasa ahora”, remarcó.

Al ser consultada sobre la clave de su manera de cocinar, la profesional de la cocina no ocultó la verdadera receta: “Hago la comida de todos los días un poco más rica y con un poco más de cuidado”.

A su vez, reconoció: “Me enoja cuando vas a un restaurant y te vende algo que después no es, y te cobran por algo que no te están dando”.

Monteverde recordó cuando cocinó para la princesa Faría, la cuarta mujer del sultán de Brunei, a quien conoció gracias a los negocios del polo que maneja su marido. “Pegué onda con ella, le hice la dieta que quería y le serví como cualquier hija de vecino. Por eso me pidió que la acompañe a Brunei para darle clases a su chef personal”, relató jocosamente.

Y añadió: “Con lo que gané en ese viaje me pude comprar mi casa. Son cosas que te pasan una vez en la vida”.

Por último, contó la historia de la gitana que predijo su futuro, ligado a la popularidad de sus libros. “Mi primer libro lleva doce ediciones”, comentó Jimena. El resto de su derrotero llegó de la mano de la radio y la tele. Y de ahí no hubo vuelta a atrás.

{blip}
{/blip}